Las campañas electorales 2021; la reflexión de la Dra. Yurisha Andrade

292

Las campañas electorales 2021

Yurisha Andrade Morales*

El proceso electoral ordinario 2020-2021 para la renovación de cargos en Michoacán y federales, inició los días 6 y 7 de septiembre, respectivamente. Como se sabe, la mayor complejidad que se enfrenta radica en el amplio número de cargos en juego, en las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia del COVID-19, además de la conflictualidad política que implican las elecciones en diversos Estados de la República.

Conforme al calendario del proceso federal aprobado por el INE y en términos de lo dispuesto en la ley, las campañas concluirán el 2 de junio, cuatro días antes de la jornada electoral. Para las diputaciones federales, las campañas darán comienzo el domingo 4 de abril, cumpliendo así con los 60 días que marca la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE).

En el caso de las 15 gubernaturas, éstas arrancaron en cinco entidades el 5 de marzo (Colima, Guerrero, Nuevo León, San Luis Potosí y Sonora), en una el 29 del mismo mes (Campeche) y el resto lo hicieron este 4 de abril (Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit, Querétaro, Sinaloa, Tlaxcala, Zacatecas y Michoacán). En cuanto a las diputaciones locales y de ayuntamientos, en algunos estados iniciarán hasta mayo y en otros en abril. En el caso de Michoacán, se pondrán en marcha a partir del día lunes 19 del mes en curso, para cubrir un periodo de 45 días.

Las campañas electorales constituyen el conjunto de actividades que realizan partidos, coaliciones y candidatos para la obtención del voto, a través de reuniones públicas, asambleas y marchas, así como del conjunto de escritos, publicaciones, imágenes, grabaciones, proyecciones y otras expresiones que integran la propaganda electoral. En esta etapa los partidos y los candidatos deben ajustarse a las reglas que disponen las autoridades electorales y las que marca la legislación en la materia.

Uno de los aspectos más relevantes que partidos y candidatos deben cuidar es el relativo a los topes de gastos de campaña que fueron fijados por las autoridades electorales y que constituyen uno de los candados más importantes para garantizar equidad en la contienda. Rebasar los topes por un 5 por ciento o más y no tener 5 puntos porcentuales de la votación de diferencia entre el primero y segundo lugar podría significar la anulación de la elección. Así, el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) determinó el máximo de gasto en 48 millones 431 mil 363 pesos para la gubernatura, en 37 millones 621 mil 676 pesos para diputaciones locales en la totalidad de los 24 distritos y en 37 millones 399 mil 172 pesos para el conjunto de los 112 ayuntamientos. Cabe señalar que, en el caso de los distritos locales y municipios, se fijan un tope máximo para cada uno, por lo que los contendientes deben revisar la relación en la cual el IEM precisa dichos montos.

Por ejemplo, en el Distrito 01 La Piedad el tope máximo será de $1,944,139.71, mientras que el Distrito 23 Apatzingán será de $1,284,444.80. De igual manera, en el municipio de Lagunillas se tendrá un tope máximo de $166,740.36, pero en el municipio de Morelia será de $3,754,680.43.  

Asimismo, los candidatos, coaliciones y partidos deben tener claro lo que el Código Electoral local en su artículo 134 señala como gastos de campaña, en armonía con el artículo 243 de la LGIPE, para que en función de dicho contenido y de los cantidades mencionadas, puedan planificar sus actividades de campaña: a) gastos de propaganda; b) gastos operativos; c) gastos de propaganda en diarios, revistas y otros medios impresos; d) gastos de producción de los mensajes para radio y televisión; e) gastos que tengan como propósito presentar a la ciudadanía las candidaturas registradas del partido y su respectiva promoción; f) gastos que tengan como finalidad el propiciar la exposición, desarrollo y discusión ante la ciudadanía de los programas y acciones de los candidatos registrados, así como la plataforma electoral; g) cualquier gasto que difunda la imagen, nombre o plataforma de gobierno de algún candidato o de un partido político en el periodo que transita de la conclusión de la precampaña y hasta el inicio de la campaña electoral; y, h) aquellos otros gastos que el Consejo General determine.

Otro de los puntos que deben cumplirse en el periodo de campañas, es la no emisión de propaganda gubernamental, ya sea federal, estatal o municipal, salvo las excepciones previstas en la Constitución en las materias de educación, salud y protección civil. En general, los servidores públicos tienen prohibida la difusión de logros del gobierno. También debe recordarse que en febrero pasado la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratificó la imposibilidad a funcionarios de todos los niveles para acudir a eventos partidistas en días hábiles, o utilizar recursos públicos para influir en los votantes y, por supuesto, la prohibición de condicionar programas sociales, llevar a cabo la compra o coacción del voto y emitir propaganda personalizada de servidores públicos.       

El inicio de las campañas da pauta para hacer un llamado a los candidatos y partidos para que se conduzcan de forma ética frente a sus contrincantes. Se trata de confrontar argumentos y propuestas, sí con intensidad, pero sin privilegiar el uso de la propaganda negra sobre los adversarios ni de utilizar expresiones o incurrir en conductas que puedan actualizar supuestos violencia política en razón de género.

Las campañas electorales son propicias para la exposición, desarrollo, discusión y debate ante el electorado de los programas y acciones fijados por los partidos políticos en sus documentos básicos y de su plataforma electoral. Los candidatos pueden recurrir a todas las formas legítimas y legales para obtener el voto ciudadano. Sin embargo, dada la emergencia sanitaria, hay que recalcar que los candidatos tienen la obligación moral de cumplir con los lineamientos respectivos.

En el caso de la entidad, existe el compromiso de los actores políticos de apegarse al Protocolo de atención sanitaria en campañas electorales para el proceso electoral ordinario 2020-2021 en el Estado de Michoacán. El respeto a la señalización del riesgo epidemiológico o las recomendaciones para las reuniones públicas, marchas, asambleas y giras, no pueden descuidarse por la presión de la misma contienda, por ello, la responsabilidad y la voluntad de los actores es fundamental.

*Magistrada Presidenta del Tribunal

Electoral del Estado de Michoacán

@YurishaAndrade