Elecciones políticas y ciudad; hoy en El Derecho a la Ciudad por el Dr. Salvador García Espinosa

400

EL DERECHO A LA CIUDAD

ELECCIONES POLÍTICAS Y CIUDAD

Salvador García Espinosa

Siempre he pensado, que la mejor temporada para la ciudad es cuando se llevan a cabo las campañas electorales, ya que es cuando escuchamos hablar de proyectos y propuestas para mejorar la ciudad. Todos los habitantes de las ciudades, debemos estar atentos para conocer y evaluar lo que propongan los candidatos. Ojalá y pronto pasen de los mensajes políticos, en donde cada uno se presenta como el mejor, sin mayor argumento que ser una opción política distinta.

Uno de los filósofos más influyentes del siglo XX en cuestiones urbanas, es sin duda el francés Henri Lefebvre y define a la ciudad como la proyección de la sociedad en el espacio, cuyas características específicas dependerán de la forma en que se relacionan los individuos entre sí y de éstos con el medio ambiente. Desde esta perspectiva resulta fácil comprender que no hay dos ciudades iguales, porque en cada una se establecen distintas y muy particulares relaciones entre los individuos que la habitan y un respeto, uso o abuso del entorno natural en el que se emplaza la ciudad.

Con base en esta definición, también resulta congruente considerar que existan distintas posturas al respecto de como establecer la relación entre los individuos de una sociedad y de estos con las estructuras de gobierno. De hecho, en este marco, los partidos políticos cumplen la función de enlace interlocutor, entre la población y las estructuras de gobierno. En donde cada individuo, buscará cual le resulta más a fin a su manera de pensar. En países donde el bipartidismo impera, como en Estados Unidos, existe una diferencia radical entre las propuestas republicanas y las demócratas, sobre todo en temas fundamentales, como salud, educación, defensa, empleo, etc.

En México, en cada elección surgen nuevos partidos y desaparecen otros, las propuestas ideológicas no son fácil de distinguir, todos ofrecen lo que la mayoría quiere escuchar, libertad, inclusión, respeto, democracia, respeto al medio ambiente, etc. pero aún, dentro de los muy diversos partidos políticos, es posible identificar posturas concretas al respecto de asuntos específicos, de todos es sabido que, el PRD surge a partir de disentir con el PRI por fomentar el denominado neoliberalismo.

En lo social, resulta fácil diferenciar las posturas partidistas, por ejemplo, respecto al aborto, sobre matrimonio entre parejas del mismo sexo, respecto de la pena de muerte, la edad para juzgar delitos, lo que se considera delitos graves, etc. En el ámbito económico y de materia fiscal, también resulta relativamente fácil distinguir propuestas sobre quienes buscan incrementar la base de contribuyentes o quienes optan por aumentar los impuestos o incluso crear nuevos impuestos, incrementar el salario mínimo, modificar régimen de jubilaciones, prestaciones laborales o sociales, etc.

Lo anterior, es la principal razón del porque las alianzas políticas entre partidos no logran convencer a los electores, queda clara la intencionalidad política que propicia la unión de dos o más partidos, pero no así, cual de todas las posturas será la que se asuma una vez como gobierno. Es preciso, que nosotros como electores, cuestionemos sobre este respecto a los candidatos, para poder tomar la mejor decisión, pues las diferencias resultan radicalmente distintas y por lo tanto imposibles de ignorar.

Seguramente, a Usted como a mi, hay temas sobre los que no tenemos información y nos resulta difícil evaluar cual propuesta nos generaría mayores beneficios. Por ejemplo, en materia económica, no conocemos muchos términos o conceptos y, optamos por limitamos a preguntar si aumentarán los precios o sí se incrementará el salario o los empleos. En otras palabras, buscamos identificar que aspectos de la generalidad del discurso tendrán impacto sobre nuestro entorno laboral, económico, familiar o social. En este sentido, es preciso que pidamos a los candidatos propuestas concretas que nos permitan elegir y además evaluar el desempeño y los compromisos de quien resulta electo.

Por increíble que parezca, el tema en el que todo podemos opinar, por nuestra experiencia vivida, es la CIUDAD, todos tenemos una opinión frente a lo que acontece con el transporte público, recolección de basura, tarifas de servicios básicos, calidad del espacio público, vialidades, tarifas del transporte, áreas verdes, calidad del agua “potable”, vigilancia, alumbrado público, impuesto predial y un largo etcétera.

Desde la perspectiva urbana, es muy probable, que la mayoría de los candidatos concluyan en aspectos muy similares, tales como la necesidad de incrementar áreas verdes, mejorar el tráfico vehicular, mejorar el transporte público, garantizar el suministro de agua potable, avanzar en una recolección de residuos sólidos más sustentable, etcétera, etcétera.

Bajo el contexto anterior, lo verdaderamente importante será conocer el ¿CÓMO PRETENDEN INSTRUMENTAR SUS PROPUESTAS? Hay ciudades, en las que ya se ha tenido la alternancia política, como es el caso de Morelia, que ha sido gobernada por PRI, PRD, PAN, MORENA e incluso Independiente. Existen diferencias en las políticas desarrolladas, más aún, cuando los gobernantes son congruentes con los principios de su partido, por ejemplo, en ocasiones observamos mayor o menor tolerancia al comercio informal o incluso la sanción a esta actividad comercial. De igual manera, hemos observado la proliferación de asentamientos irregulares y en otros momentos se ha usado la fuerza pública para liberar predios invadidos. Hay administraciones que han brindado toda clase de facilidades e incluso libertades para que promotores privados construyan desarrollos habitacionales en cualquier zona de la ciudad. Finalmente, debemos preguntarnos ¿QUÉ TIPO DE CIUDAD HABRÍA DE GANAR TAL O CUAL PARTIDO POLÍTICO?