Cultura: Estos fueron los presagios aztecas que anunciaron la llegada de los españoles

828

Los relatos que construyen la memoria histórica de cualquier pueblo aluden constantemente a hechos fantasiosos cuya similitud con la realidad está fuera de toda discusión. El valor de estos relatos no radica en su apego a la realidad, sino al contexto y testimonio del grupo social en cuestión.

Los testimonios escritos del pueblo azteca poco después de la conquista, es la prueba más clara de lo anterior, pues después del proceso de dominación española, trataron en medida de lo posible, de construir una explicación que detallara las señales que advertían la llegada de los invasores.

Estas “señales” aunque fueron resultado de fenómenos naturales, significaron para ellos los presagios que advertían el fin de su forma de vida:

1. Una enorme espiga de fuego iluminó el cielo durante la noche.

En la cosmovisión de los pueblos nahuas, los cometas eran portadores de malas noticias. El avistamiento repentino de un astro era concebido como un mal presagio, muestra inequívoca de tiempos de guerra y decadencia, hambruna, enfermedad o el fin de un imperio.

2. Un incendio incontrolable destruyó el templo de Huitzilopochtli.

Esta interpretación es reforzada a partir del significado de las llamas para la iconografía náhuatl, asociadas a la destrucción y conquista de un pueblo sobre otro.

3. Un rayo impactó en el templo de Xiuhtecuhtli en silencio y cuando apenas llovía.

Esta acción no significaba un mal presagio en sí, pero su interpretación estuvo influenciada por la mitología cristiana, que identifica la lluvia y tempestad como un castigo divino.

4. Una gran inundación azotó Tenochtitlán.

5. Lamentos de una mujer que llora.

Se trata del origen de una leyenda que tomó fuerza durante el periodo colonial y hoy forma parte de la tradición oral mexicana, “la llorona”. Según los registros, se escuchaba por la ciudad de Tenochtitlán una mujer que lloraba “hijos míos ya nos vamos” Hijos míos ¿a dónde los llevaré?”. Una vez que Moctezuma se enteró de esta historia, ordenó que “si topasen a aquella mujer que dicen que anda de noche llorando y gimiendo, que le pregunten qué es lo que llora y gime”.

Si duda la riqueza cultural se compone de la complejidad histórica de nuestro país.

Referencia: Cultura colectiva historia