Cuando vio que la grúa retiraba su coche en una calle de la ciudad argentina de Salta, a este hombre no se le ocurrió nada mejor que fingir un ataque de nervios. Posteriormente se supo que el hombre no había pagado el estacionamiento y se encontraba en estado de ebriedad.