Jaco Kotze es un granjero sudafricano que se llevó una gran sorpresa cuando vio que una enorme pitón se había infiltrado en su propiedad y había devorado a uno de sus antílopes. Al ver las considerables dimensiones del animal (4 metros de largo), el ganadero se puso en contacto con un especialista en reptiles.