Una familia que iba a subir en su coche a un ferry de Changdé (Hunán, China) cayó al río. El padre logró apearse del vehículo y lanzó a su bebé a las personas que presenciaban la escena en tierra firme para evitar que se ahogara. Ningún ocupante del auto sufrió heridas de consideración.