El accidente ocurrió en Amritsar, en el estado de Punyab, mientras se celebraba la festividad hindú de Dushera.

Mientras miles de personas celebraban una festividad religiosa en oeste de la India, un tren arrolló a la multitud dejando como resultado al menos 50 personas muertas y decenas de heridos.

Las personas desafortunadamente no se percataron de la llegada del tren, lo que produjo esta tragedia

Por medio de Twitter, el jefe de gobierno de Punjab, Amerinder Singh anunció que habrá una compensación de aproximadamente 6 mil euros para los familiares de los que fallecieron y para atención médica de los que resultaron heridos.

Anunció que el estado permanecerá de luto el resto del día y mañana por el accidente, por lo que todas las oficinas e instituciones educativas van a permanecer cerradas.