El gobernador de Alaska, Bill Walker, ha emitido una declaración de zona catastrófica y ha afirmado que está en contacto con la Casa Blanca por el terremoto de magnitud 7,0 que ha causado graves daños en el estado.

El Departamento de Policía de Anchorage señaló en un comunicado que el sismo ha causado “un daño importante en la infraestructura”.

“Muchas casas y edificios están dañados, muchas carreteras y puentes están cerrados“, indicaron las autoridades, que instaron a los residentes a mantenerse alejados de las carreteras si se ven en la obigación de conducir y a “buscar refugio seguro”.

Al mismo tiempo, el jefe de la Policía de Anchorage, Justin Doll, apuntó que no dispone de información sobre posibles víctimas mortales o heridos graves a causa  del desastre natural.

Con información de Actualidad RT