NAHUATZEN, Mich.- 8 de noviembre de 2018.- Durante más de tres años, esta comunidad purhépecha ha vivido en la zozobra; los del llamado concejo indígena se han conducido en base al miedo y hacerse las víctimas cuando hay que aplicar la ley; es tiempo de trabajar por la paz y el desarrollo que tanta falta hace.

 

Lo anterior fue señalado en entrevista telefónica el presidente municipal, David Otlica Avilés, luego de que los habitantes de Nahuatzen dieran un ultimátum a los del concejo para que abandonaran las instalaciones municipales que mantienen secuestradas.

 

Dijo que esta mañana arribaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, a fin de reestablecer el orden y recuperar el palacio municipal y otros inmuebles del municipio; se llevó a cabo una reunión entre representantes de Gobernación, del concejo y del Ayuntamiento constitucional.

 

Y agregó, “quiero señalar que hemos agotado el diálogo con las instancias que se encargan de la legalidad; siempre he estado en la mayor disposición de dirimir las diferencias a través del diálogo y los acuerdos”.

 

“Mi papel, desde que iniciamos el periodo de gobierno 2018-2021, es a favor del pueblo, ya que ellos me confirieron esta responsabilidad. Decimos en conjunto, con nuestro pueblo, y municipio, ya basta al miedo, a las vejaciones y las agresiones de que todos hemos sido objeto”, manifestó.

 

Fue claro en señalar que “el llamado concejo siempre ha trabajado en base al miedo y luego recurren a victimizarse, ahora después de los lamentables hechos recientes, ya no tienen eco en la población y han dicho ya basta.

 

Yo los respaldo, abundó, y seguramente estaremos trabajando en darle a Nahuatzen la tranquilidad y desarrollo que se merecen.

RED 113 MICHOACÁN/Lamberto Hernández Méndez