Refuerzan medidas para prevenir COVID-19 en Centros de Comercialización y Abasto Popular

100

Morelia, Michoacán, a 12 de septiembre de 2020.- Para preservar la salud de oferentes y consumidores en los Centros de Comercialización y Abasto Popular (CCAP), la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), refuerza las medidas de prevención y aplicará las sanciones correspondientes a los comerciantes que las desacaten, ya que con ello pondrían en riesgo la operación de esos mercados. 

De acuerdo con la Dirección de Impulso a Mipymes de la dependencia, estos espacios son limpiados y desinfectados de manera permanente, lo que ha sido constatado por la autoridad municipal.

Además, en el mes de agosto se notificó por oficio a los cerca de 600 oferentes de los tianguis, las medidas a seguir para romper la cadena de contagio del COVID-19, y mantener abiertos estos centros, que en promedio atienden cada semana a 50 mil compradores en sus cinco sedes.

Con apego a lo establecido en las reglas de operación del Programa de Lucha contra la Carestía y al reglamento interior de los Centros de Abasto de la antigua feria, Santa María, Santiago Undameo, Tenencia Morelos y SEP, se conminó a las y los oferentes a usar cubrebocas durante toda la jornada de venta.

Se les exhortó a desinfectar zapatos, colocar dispositivos con gel antibacterial para uso personal y de los consumidores, cuidar la sana distancia, evitar presentarse si la persona presenta alguno de los síntomas del COVID-19; se dejó en claro de que, en caso de que se declare bandera roja, la venta de alimentos únicamente será para llevar.

También se les exhortó a prohibir la venta a clientes que no usen cubrebocas; los oferentes que no acaten esta medida, así como a aquellos que hagan caso omiso a la obligación de usarlo, se harán acreedores a la suspensión de sus actividades de venta durante dos días, esto es, sábado y domingo.

Para hacer valer estas medidas, personal de la Sedeco realiza constantes recorridos de supervisión, en los que registrará y aplicará sanciones a las personas que no respeten las disposiciones sanitarias encaminadas a lograr la operación normal de los centros de abasto pero, sobre todo, a cuidar la salud de quienes ahí acuden.