16 de diciembre de 2017.- El Real Madrid consiguió su tercera corona mundial, la segunda consecutiva, al enfrentarse al Gremio de Porto Alegre en la final del Mundial de Clubes que se disputó en Abu Dhabi. El vigente campeón de Europa se convirtió en el primer club que reedita el éxito en este certamen.

Con un gol de Cristiano Ronaldo en el segundo tiempo, el conjunto de Zinedine Zidane revalidó el título que supo conseguir el año anterior al vencer al Kashima Antlers. Los brasileños, por el contrario, sumaron una nueva derrota en el historial de las finales de la competencia.

El primer tiempo reflejó una superioridad del Real Madrid en cuanto al juego, con dominio y más llegadas peligrosas, sin embargo no pudo abrir el marcador. Carvajal a los 19 minutos y Luka Modric a los 23, tuvieron las opciones más claras, con dos disparos que se fueron cerca del arco defendido por Marcelo Grohe

Al Gremio, por su parte, le costó retener el balón por mucho tiempo, producto de ello, la única jugada interesante del equipo brasileño fue un tiro libre de larga distancia de Edilson, el cual pasó rosando el travesaño de Keylor Navas.
El conjunto merengue logró imponer su supremacía futbolística en el marcador recién a los 53 minutos del partido. Tras una falta de Jalison, Cristiano Ronaldo convirtió un gran gol de tiro libre, ayudado por la mala colocación de la barrera, con el que le dio la ventaja al equipo blanco, que buscará sentenciar el encuentro.

A los 64 minutos, Luka Modric tuvo una oportunidad clara de ampliar el marcadordespués de estrellar una pelota en el segundo palo. Minutos después fue el turno de Benzema, quien desaprovechó su oportunidad disparando a las manos de Grohe y finalmente Gareth Bale a los 82, también fue protagonista con un tiro de tres dedos que pasó por encima del travesaño.

El equipo de Zinedine Zidane llegó tras un triunfo sacrificado ante el modesto Al Jazira en las semifinales, donde contó con innumerables situaciones de gol pero se vio por detrás en el marcador y tuvo que remontar para llegar a la final.
El nivel de exigencia fue mayor al que tuvieron ante el equipo local, por lo que el elenco blanco -a pesar de que el próximo fin de semana jugará el clásico ante el Barcelona- alineó a su equipo de gala.

El Gremio, no pudo conseguir  su segundo trofeo mundial.

Con informaciòn de