Redacción VA/Naomi Mtz. Carmona

Morelia, Mich. 15 de diciembre de 2017.- La recién aprobada Ley de Seguridad Interior, es la legislatura que le otorga facultades a las Fuerzas Armadas para intervenir de la seguridad pública, en caso de que las autoridades federales, estatales o municipales se vean superadas.

Según los estatutos de ésta ley, el Ejército Mexicano podrá actuar durante un periodo de un año dentro de los estados y municipios, sin embargo, su estadía podría prolongarse por decisión del Presidente.

También detalla la colaboración entre Fuerzas Armadas y Federales en labores de inteligencia e investigación, por medio de cualquier método lícito para la recolección de información.

El Ejército tiene la obligación de dar aviso al Ministerio Público o a las autoridades correspondientes, al percatarse de un delito.

Los elementos militares tienen la facultad de atender a civiles, al proporcionarles servicios médicos y atención de emergencia.

El punto más polémico sobre ésta Ley, es la autorización del uso de la fuerza (racional y siguiendo los protocolos para preservar los derechos humanos), para neutralizar protestas y manifestaciones sociales, cuando éstas sean consideradas como una amenaza a la seguridad interior.

Ésta última medida fue rechazada por varias Organizaciones y Comisiones defensoras de los derechos humanos, como son la ONU, la CNDH, el Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), entre otros. Sin embargo, poco les importó a los Senadores del PRI, PVE y algunos panistas, las recomendaciones y advertencias de éstas instituciones de carácter internacional y nacional, pues con 76 votos a favor, 46 en contra y 3 abtenciones, la madrugada de éste viernes fue aprobada la Ley de Seguridad Interior.