Pumas logró remontar. Los universitarios superaron sus fantasmas, a pesar de la desventaja del juego de ida, y con un ataque perfecto vencieron 3-1 a los Tigres (4-3) y se colocan en las semifinales del Apertura 2018,instancias que no lograban desde el 2015.

El Estadio Universitario fue la sede para el enfrentamiento de vuelta entre Pumas y Tigres. Aunque tenían a favor el marcador, los del Norte intentaron a como dé lugar aumentar las cifras, por lo que tomaron el control del partido desde los primeros minutos.

El calor no fue factor en la primera parte. Tigres se adueñó del medio campo. Al minuto 18, dieron el primer aviso de la mano de Javier Aquino. El delantero recibió un pase filtrado que lo dejaba solo ante Alfredo Saldívar, pero el arquero universitario logró achicar para evitar el primer gol.

Las llegadas de Tigres eran constantes y los del Pedregal sabían que tenían que despertar e intentaron jugar al contragolpe. La estrategia parecía funcionar y al 24′, Víctor Malcorra recibió un pase filtrado, superó a la defensa felina y al rematar, Nahuel Guzmánle quitó el esférico con una salida perfecta desviando el balón.

Los comandados por el Tuca Ferretti, no se intimidaron y mandaron a sus mejores hombres al ataque, sin embargo no estuvieron finos en la última jugada y cada llegada que tuvieron la mandaron por encima del marco custodiado por Saldívar. La más clara la tuvo Eduardo Vargas al 33′. El ‘Chaka’ Rodríguez tomó el esférico y dribló dentro del área llevándose a Mozo y Arribas,sacó un centro directo al corazón del área, en donde se encontraba sin marca el delantero chileno, quien al querer rematar, mandó su tiro por arriba de la meta quedándose con los lamentos de su afición presente en el estadio.

Minutos antes de que culminara la primera mitad, Gignac tuvo la última oportunidad de inaugurar el marcador, pero el francés no pudo darle dirección a una chilena y dejó el 0-0 al descanso.

Los de la UNAM sabían que la segunda parte era su última oportunidad para trascender. Por lo que no se guardaron nada y desde el inicio presionaron la meta de Nahuel. Los esfuerzos rindieron frutos y al 52′, tras un tiro libre de Malcorra, Carlos González le ganó la marca a la zaga felina y con un cabezazo certero puso el 1-0.

La locura se desató en Ciudad Universitaria. Un juego de ida y vuelta de ambos conjuntos regaló de nueva cuenta uno de los mejores partidos del torneo que parecía se inclinaba a los locales.

Al 59′, una desatención en la defensa, dejó solo a Felipe Mora, quien recibió un centro y cabeceó directo al palo derecho colocando la redonda en el fondo de las redes.

Ferretti intentó levantar a su equipo moviendo sus piezas y sacando a Vargas, que no estuvo fino en el partido. A pesar de ello la contundencia no estuvo de su lado y todas sus opciones se fueron lejos del marco de Saldívar.

Con el tiempo a su favor y unos Tigres desesperados, entró Matías Alustiza para poner el marcador definitivo. Un contragolpe elaborado por Carlos González que superó a los últimos dos hombres de los de la UANL, para mandar un centro a donde quedaba Alustiza, quien solo colocó el balón en el costado y puso el 3-1 definitivo y el pase a las semifinales de los de la UNAM.

Con información de: Fútbol MX