Ciudad de México.-  1 de Diciembre de 2018.- El público reunido en la plaza del Zócalo de Ciudad de México para observar el protocolo de toma de protesta del presidente de México Andrés Manuel López Obrador emitió ovaciones  para él y denostaciones para su antecesor Enrique Peña Nieto.

 

Lo anterior mientras se transmitía el trayecto de ambos personajes al Congreso de la Unión.

 

El primero fue mostrado en un Volkswagen, blanco, desde el cual saludaba al público, mientras que el segundo a su llegada en una Suburban negra con cristales oscurecido.

 

Las reacciones fueron diametralmente opuestas en las menciones de Andrés Manuel López Obrador y participaciones del mismo se escuchaban coros como “presidente, presidente”, “Es un honor estar con Obrador” y “Sí se pudo”.

 

En tanto que durante las tomas hacia Peña Nieto se oyeron acusaciones desde ladrón hasta asesino, así como silbatinas, incluso cuando López Obrador habló para reconocer a su antecesor no haber intervenido en el proceso electoral.

 

El público de la plaza, que se calcula tiene capacidad para recibir 60 mil personas, celebró el discurso del presidente sobre el combate a la corrupción, pero se mostró menos entusiasta en su llamado al perdón y se unieron al conteo de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Finalmente aplaudieron la propuesta de convertir la corrupción en delito grave.

RED 113 MICHOACÁN Redacción