Morelia, Michoacán, a 10 de agosto de 2018.- El marco institucional de las políticas públicas en torno a la Ciencia, Tecnología e Innovación en México, requiere un rediseño para articular al sector de forma efectiva con la esfera productiva, incrementar el presupuesto asignado y atender de mejor manera a las necesidades particulares de los estados.

Estos fueron algunos de los conceptos que compartió el director general del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación (ICTI), José Luis Montañez Espinosa, en el marco de su participación en un Panel organizado por la Academia Michoacana de Ciencias en torno a la situación, impactos de las políticas públicas para financiar al sector.

Comentó que si bien aún se desconocen los lineamientos que seguirá la próxima administración federal en la materia, planteó propuestas para la mejora del sector. Algunas de estas ellas, de hecho forman parte de los planteamientos que de manera conjunta integró la Red Nacional de Consejos Estatales de Ciencia.

En ese sentido destacó:

  • Federalización del gasto. Modificar el Ramo 38 del Presupuesto de Egresos de la Federación, para asignar el recurso de forma directa a los estados. Hoy todo es a través de Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

 

  • Cumplir la meta de que al menos el Gasto en Inversión y Desarrollo Experimental llegue al 1% del Producto Interno Bruto. Estimular al sector privado para que eleve su inversión. Hoy el gasto de origen público es mayor.

 

  • Adecuar el Sistema Nacional de Investigadores a fin de diferenciar los perfiles de investigación de los tecnológicos y de innovación.

 

  • Articular de forma efectiva el componente de desarrollo tecnológico e innovación de la política científica, con la política de desarrollo económico.

 

  • Fortalecer la infraestructura de CTI, los recursos humanos y los servicios científicos y tecnológicos con un alto énfasis en la reducción de las asimetrías en capacidades en el país, así como en las propias entidades.

Montañez Espinosa destacó también la importancia de México en materia de investigación, dado que de 2008 a 2015, la producción de artículos científicos experimentó una tasa media de crecimiento de 4.92 por ciento. Respecto a los países de la OCDE ocupamos el lugar número 22 de las 34 naciones, en el período 2011-2015.