Motocicletas en la ciudad… no se pueden ignorar #Columna “El Derecho a la Ciudad”

604

EL DERECHO A LA CIUDAD

Motocicletas en la ciudad… no se pueden ignorar; por Salvador García Espinosa

La adquisición de motocicletas y su uso como medio de transporte en las ciudades se ha vuelto muy común; la razón radica en dos aspectos: su bajo costo de adquisición con respecto a un automóvil, pues algunas oscilan los $10 mil pesos, y su bajo costo de mantenimiento y funcionamiento; el rendimiento promedio de una moto es de 30 kilómetros por litro, mientras que en el automóvil más eficiente, el rendimiento no supera los 20 kilómetros por litro. Aunado a lo anterior, debe considerarse que la normatividad para el uso de las motocicletas es en la mayoría de las veces inexistente o muy flexible, pues incluso se permite que las conduzcan menores de edad.

Tratándose de motocicletas, las cifras no son del todo confiables ya que no todas se registran ante las dependencias encargadas del registro vehicular. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el número de motocicletas se incrementa en el orden de 17% al año. Mientras que los fabricantes de motocicletas reportan un incremento en sus ventas del orden del 20% anual, que se traduce en más de tres millones 500 mil vehículos de este tipo en el país.

Seguramente Usted amable lector, ya sea conduciendo su automóvil, caminando o andando en bicicleta, ha observado un mayor número de motocicletas y es que mientras que los automóviles aumentaron su número en un 189.6 por ciento, del año dos mil a la fecha, las motocicletas se incrementaron en un 916.3 por ciento Este importante crecimiento en número hace imposible ignorarlas como uno de los medios de transporte más utilizados. Por lo que resulta pertinente reflexionar en torno a algunas consideraciones al respecto:

El registro de motocicletas en México es responsabilidad de las autoridades estatales, y la variación en las cifras denota que no existe muchas veces el interés de su registro y control. El Estado de México, Jalisco, Guanajuato, la Ciudad de México y Quintana Roo son las cinco entidades con más motos registradas en el país, Michoacán se ubica con un registro considerado como medio y los de menores registros son Baja California, Durango, Hidalgo, Baja California Sur y Coahuila tienen el menor número de vehículos de ese tipo registrados de este tipo con entre 16 mil y 2 mil 200 unidades

La percepción generalizada que se tiene de que transitar en una motocicleta es muy peligroso, no es del todo equivocada, pues la tasa de accidentes por cada 1000 motos es de 24.04, por lo anterior la media nacional para sufrir un accidente por cada 1,000 motocicletas es de 67.16. En un comparativo entre las tasas medias nacionales entre automóviles y motocicletas se observa que existe aproximadamente 50% mas riesgo de sufrir un accidente circulando en motocicleta que en un automóvil.

Si bien el uso del casco de seguridad previene lesiones mortales en un 37%, el riesgo de morir en un accidente de motocicleta es de 15.83 por cada 1000 accidentes de motocicleta, es decir, de cada 100 accidentes en motocicleta que ocurren en nuestro país 1.58 personas resultarán con lesiones mortales.

Las estadísticas nacionales indican que la mayor parte de los accidentes ocurren por conductores de motocicletas de entre los 17 a 37 años de edad, lo que hace suponer que la juventud y las conductas son la principal causa, no así el alcohol, como muchos supondrían asociándolo a la conducta del automovilista.

La mayoría de los accidentes en donde se involucran motocicletas ocurren los días viernes y sábado, entre las 15 a las 17 horas, lo que hace suponer que se trata de días y horas laborables, pues además, según los datos oficiales del INEGI, el 97% de los accidentes ocurren en zonas urbanas.

Los datos anteriores, tiene como objetivo principal, llamar la atención de que es urgente e impostergable que la normatividad de tránsito vehicular contemple a los motociclistas como una clase de vehículo diferente a los automóviles, pues circulan entre automóviles, en ocasiones al centro de un carril (ocupando un espacio como automóvil) pero en otras, entre carriles y a muy distinta velocidad.

Su consideración como un vehículo distinto al carro, ha llevado en otras ciudades a regular la circulación de motociclistas a los carriles de la extrema derecha o como es el caso de la Ciudad de México, está prohibida su circulación en vías primarias. Definitivamente es muy importante considerar a los motociclistas como un grupos vulnerable, para que el marco regulatorio de tránsito, les confiera un trato diferente al de los automóviles o transporte pesado y de pasajeros

Se requiere complementar la legislación vigente en materia de seguridad vial para motocicletas, pues la actual es muy limitada. Es necesario fomentar conductas seguras en los motociclistas para que transiten en consideración de su propia seguridad y la de los demás.

Resulta indispensable el exigir una licencia a todos esos conductores de motocicletas con licencia, de forma similar a como acontece con los automovilistas. Sería de gran ayuda para todos considerar espacios viales para ellos, tal y como acontece actualmente con las ciclovías.

Mientras se hace algo al respecto, sirva esta modesta tribuna, para invitar a los motociclistas a transitar por la ciudad con respeto a los automovilistas y más aún a su seguridad, de igual forma, los que conducimos un automóvil, respetar el paso de motociclistas; pues solo así podremos disminuir accidentes y garantizar mayor seguridad a los peatones.