Ciudad de México, a 8 de enero de 2019.- El Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, se pronunció porque se reconsidere la fórmula bajo la cual se creará la Guardia Nacional, al señalar que militarizar la seguridad pública puede ser riesgoso para México y las instituciones que el Estado Mexicano ha construido.

“Pensar que con el Ejército vamos a resolver la problemática de inseguridad es un error. Es más compatible caminar en pistas paralelas: fortalecer las policías locales, por un lado, y por el otro apoyarnos en el Ejército y la Marina, pero con medidas claras, bajo el mando civil y sólo de manera temporal”, expresó.

Al participar en la Mesa denominada Seguridad Ciudadana, de las audiencias públicas sobre la Guardia Nacional convocadas por el Congreso de la Unión, el mandatario michoacano refirió que la nueva estrategia por la paz nacional debe estar a cargo de una autoridad civil, no militar; y a la par, fortalecer a las fuerzas de seguridad estatales y municipales.

“El Ejército y la Marina nos han ayudado y mucho, han sido pilar fundamental para recuperar la seguridad en muchas regiones del país, incluyendo Michoacán, pero llevamos 12 años así y el problema no se ha resuelto, por eso debemos revisar la fórmula”, enfatizó.

Aureoles Conejo compartió con las y los asistentes los avances que se han tenido en Michoacán teniendo como premisa el fortalecimiento de las instituciones y la capacidad de las mismas.

Consideró que el respaldo de las Fuerzas Armadas en las tareas de seguridad tendría que ser sólo de manera temporal y regulando su actuar conforme al marco legal por la autoridad civil, en tanto se trabaja en el fortalecimiento de las corporaciones policiales.

En esta mesa de diálogo, participaron también los mandatarios estatales de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, quien también es presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago); el de Guerrero, Héctor Astudillo Flores; de Querétaro, Francisco Domínguez Servién; de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez y de Zacatecas, Alejandro Tello Cristerna.

Todos los gobernadores coincidieron en la no militarización del país, y por el contrario, fortalecer a las policías estatales que son la base para construir seguridad pública.

Así también participaron diputadas, diputados y senadores, quienes respondieron a inquietudes de organizaciones de la sociedad civil presentes, como “Seguridad sin guerra”.