Más de 150 mil paseantes y turistas fueron testigos del ritual sagrado del encendido de velas que ilumina el retorno temporal de los Fieles Difuntos en la Noche de Muertos. Así, Uruapan se vistió de misticismo y tradición en este festival que se realiza previo al arribo de las ánimas.

 

Al igual que Pátzcuaro, Uruapan, uno de los municipios que mayor relevancia cobra en esta temporada, reportó una ocupación hotelera al 100 por ciento, con una amplia gama de festividades artísticas y culturales, que realzan los tributos a los Fieles Difuntos.

El Festival de las Velas se llevó a cabo en armonía, con respeto a los usos y costumbres, desbordado de curiosos visitantes que atestiguaron una tradición llena de color, olor y sentimientos arraigados en la herencia, riqueza intangible de la Humanidad que es resguardada y potenciada por el gobierno que encabeza Silvano Aureoles Conejo.

El secretario de Seguridad Pública, Juan Bernardo Corona Martínez, asistió a este ritual que iluminó la tradicional noche en Michoacán y que reflejó la confianza que ha recuperado la entidad del turismo local, nacional y extranjero que no deja de admirar el talento, la creatividad y la herencia de los pueblos originarios retratados en cada evento que se lleva a cabo.

 

Durante su acompañamiento, Corona Martínez presenció el encendido de 50 mil velas en el centro histórico.

Tapetes de aserrín, altares, la celebración de un concurso de catrinas y ocho estaciones artístico-culturales, engalanaron esta conmemoración.

 

Asimismo, acompañó al edil Víctor Manríquez González, durante los recorridos por el Parque Nacional de Uruapan y el parque lineal, con el fin de constatar que las celebraciones que enmarcan la celebración de Noche de Muertos, se llevara a cabo en armonía y tranquilidad.

 

Gastronomía, juegos pirotécnicos y globos de cantoya, también forman parte de los atractivos de esta zona.