Morelia, Michoacán, a 19 de mayo de 2019.- Agilizar la resolución de una denuncia, garantizando que las personas se sientan atendidas y satisfechas tras ser víctimas de un delito, hoy es una realidad y un procedimiento que puede realizarse respetando el desarrollo de los procesos de procuración de justicia, restaurando los daños y castigando a los responsables.

Hoy en día, el Sistema de Justicia Penal cuenta con una herramienta que permite, a través de la mediación, que una denuncia pueda ser resuelta, sin la necesidad de largos, costosos y desgastantes juicios; se trata de los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias.

En la Fiscalía General del Estado de Michoacán (FGE), estos procedimientos se llevan a cabo todos los días por personas altamente capacitadas y preparadas para ayudar a las víctimas a encontrar una solución, y a los responsables, la forma de resarcir los daños.

Sonia Luna Reyes, forma parte del equipo de facilitadores y facilitadoras del Centro de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias (CMASC), de la Fiscalía General del Estado de Michoacán (FGE), su función es la de mediar y conciliar en una denuncia, a la parte ofendida y a la responsable, fungiendo como un puente de comunicación eficaz para llegar a un acuerdo satisfactorio.

Esta tarea no es sencilla, aquí la transparencia, el respeto, la confidencialidad, y, sobre todo, la imparcialidad, son principios que no se pueden pasar por alto, “somos multidisciplinarios, tratamos el conflicto, y ésta es una cuestión muchas veces de comunicación”, explica la facilitadora.

Para llevar a cabo este trabajo, las y los facilitadores se valen de diversas herramientas; la principal es el conocimiento legal, pero además, cuentan con recursos comunicacionales y de programación neurolingüística, se trata de que las personas se sientan seguras al momento de acceder a estos mecanismos.

¿En qué consisten?

Los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias, son procesos mediante los cuales la comunicación funge un papel relevante, pues a través de ésta, se emplean herramientas y recursos con los cuales se busca conciliar un acuerdo.

Estos procesos constan de diferentes etapas, las cuales se llevan a cabo de ser posible en un mismo día, con la finalidad de que las partes puedan encontrar una rápida solución a sus casos.

De acuerdo a Sonia Luna, la primera etapa es la sesión preliminar, en ella tanto el ofendido como el responsable exponen en forma individual su versión de los hechos y deciden si quieren o no usar estos mecanismos.

“Algo que valoran mucho las personas es cuando se les dice que cada uno va a tener la oportunidad de hablar y explicar qué es lo que está sucediendo”, explicó Sonia Luna, quien aseguró que mediante este paso, es posible afianzar la confianza de ambas partes, cuando se les plantea emplear los mecanismos alternativos.

El segundo paso consiste en realizar una sesión conjunta en la que, retomando los principios de que es un proceso voluntario, confidencial, imparcial, transparente, y de respeto, ambas partes exponen los hechos.

Posteriormente, se buscan intereses en común y de esa forma, soluciones al conflicto, todas ellas, propuestas por cada una de las partes, mismas que después serán sometidas a análisis para su viabilidad.

Cuando se llega a un acuerdo, todo queda asentado por escrito, se especifican clausulas y se establecen horas, fechas y lugares para la restauración del daño, todo cuenta.

Para Sonia, “el hecho de que las personas, tanto ofendido como imputado, salgan con una sonrisa, hablándose, o mínimo dándose la mano, es algo muy satisfactorio”, en estos procedimientos, lo fundamental es que ambos ganen.

“Yo en esta área tengo la oportunidad de ver que las personas todavía tienen esa disponibilidad y buena voluntad de solucionar una situación por ellos mismos, y veo cómo las personas asumen su responsabilidad; buscamos que haya reparación del daño para la víctima, pero eso no implica que no haya un apoyo para el ofensor”, explicó.

¿Qué delitos pueden mediarse y quienes pueden acceder a estos mecanismos?

Los delitos que pueden mediarse, son todos aquellos de carácter culposo, por ejemplo los relacionados con hechos de tránsito vehicular, lesiones, homicidios y daño en las cosas, los que son de querella de la parte ofendida como las amenazas, lesiones simples, y también los delitos patrimoniales sin violencia física, como el robo, fraude o abuso de confianza.

En ese sentido, las personas que se encuentren involucradas en este tipo de delitos, pueden acceder a estos mecanismos, ya sea ofendido o responsable, para ello, se debe presentar la denuncia correspondiente en el área de atención temprana de la FGE.

“Las ventajas son que las personas implicadas no generan antecedentes penales, se evita un desgaste físico, económico y de tiempo, además de que si lo desean, pueden suspender el proceso” dijo la funcionaria, quien reiteró su compromiso y satisfacción de llevar a cabo este trabajo.

“Mi vocación son las soluciones pacíficas de conflicto y la cultura de la paz, realmente yo estoy desempeñándome en lo que a mí me satisface,  y no todos tenemos esa oportunidad”.

Por último, especificó que, quienes acceden a estos mecanismos, solo pueden hacerlo para conciliar solución en un delito, ya que cada caso es almacenado en una base de datos a nivel nacional, por lo que si alguien comete una falta, no podrá resarcir el daño mediante otro acuerdo reparatorio.

“Cuando son hechos dolosos de la misma naturaleza, ya no podrán acceder a un mecanismo, es decir, que si una persona lesionó a alguien no puede hacer otro acuerdo por lesiones, a lo mejor si chocó o si amenazó, sí lo puede hacer, pero no por ese delito en particular”, citó la experta.