La ciudad en tiempos de campaña electoral; por el Dr. Salvador García Espinosa

245

EL DERECHO A LA CIUDAD

LA CIUDAD EN TIEMPO DE CAMPAÑA ELECTORAL

Salvador García Espinosa

Como inicio de la primera columna del año 2021, deseo expresar mis deseos de que, con el avance del presente año, se logre una rápida recuperación de la salud plena de todos, con el pleno convencimiento de que el bienestar social, es resultado de la responsabilidad individual. 

De entre las noticias de principios de año, se destaca la definición de candidatos y alianzas partidistas con miras al proceso electoral del 2021, este proceso, como en de años anteriores, nos recuerda que estamos a escasos días de que comenzaremos a escuchar promesas, ofrecimientos y sobre todo soluciones a los viejos y muy conocidos problemas urbanos nuestros de cada día.

Hoy, se observa un pequeño cambio, pero que pudiera marcar la diferencia, algunos partidos políticos están buscando “candidatos ciudadanos”, no sabemos las razones de fondo, pero se puede especular pensando que tal vez, las estructuras partidistas se han alejado de las estructura sociales, tal vez porque el movimiento de MORENA demostró que no se requieres de la estructura partidista para ganar o simplemente, porque los partidos políticos buscan un candidato ciudadano, una nueva cara, que los acerque a los votantes, que se identifique con la realidad del “ciudadano de a pie” y no, con la realidad políticas, esa que, siempre es la misma y cada vez esta más alejada de la realidad ciudadana.

Con el optimismo que se inicia un nuevo año, se vale pensar que un candidato ciudadanos puede ser un gran cambio. De forma tradicional, los candidatos a ocupar diferentes posiciones políticas, buscarán invertir buena parte de su campaña a convencernos de que son conocedores de la realidad que vivimos, tal vez porque los sabemos distantes. Desde esta perspectiva, la visión, experiencia y trayectoria “ciudadana” de un candidato, puede aportar ventaja a cualquier partido político. Y aprovechar el tiempo, no en pretender convencer o vender una imagen, sino en escuchar a la gente, la mayoría de las personas no quieren escuchar discursos políticos, prefieren saber que se les escucha en sus peticiones, anhelos y esfuerzos que realizan por salir a delante ante el grave deterioro de la inseguridad.

Inevitablemente, la etapa más arriesgada de la campaña de cualquier candidato, corresponde a demostrar que “el candidato” no sólo conocen la realidad, además, es aquí lo más importante, saben como solucionar dichos problemas…sólo basta que depositemos nuestra confianza a través del voto, para que podamos disfrutar de una mejor ciudad, la ciudad que él puede hacer posible. Pero para un ciudadano que aspira a gobernar, a través de una estructura partidista, no debería ser así, puesto que sabe que los intereses por mantener los compromisos políticos, buena parte adquiridos en campaña, son los que imposibilitan la solución a muchos de los problemas.

Como evidencia de lo anterior esta el corporativismo sindical y políticos, como el caso de los trabajadores del transporte público, que ofrecen su apoyo y votos, para no cambie nada, para que todo siga igual, sin mejoras que beneficien a los ciudadanos, pero que perpetúen los beneficios de sus líderes, el incumplimiento de normatividad, aún y cuando esto los siga teniendo en el ambiente cotidiano de la corrupción.

Hay que tener especial atención a las promesas en torno a la ciudad, debido a que, en Michoacán el 70% de la población, es decir poco más de 3 millones 300 mil personas, habitan en una ciudad y sólo aproximadamente un millón y medio de personas radican en asentamientos rurales, es decir sólo el 30% de la población total. Así que inevitablemente, la mayoría de las propuestas serán (o deberían ser) sobre aspectos de la ciudad, pues ahí se ubica el mayor número de votantes.

Desde esta perspectiva, la cuestión no se vislumbra nada fácil, pues si se hace memoria, las ciudades no sólo presenta los mismos problemas de siempre, sino que éstos aumentan, se vuelven más complejos e incluso surgen nuevos. Resulta difícil señalar un problema, pese a las múltiples promesas, que se haya resuelto. Incluso los baches, que parecen eternos y en cada temporada de lluvias se multiplican, al menos aquí en Morelia, no se han logrado eliminar o disminuir, pese a que fueron promesa de campaña del actual Presidente Municipal, ahora candidato a Gobernador.

La problemática persistente, desde hace tiempo, en la mayoría de las ciudades ha provocado que las promesas de campaña sean recurrentes, no importan los años transcurridos, parece que siempre son las mismas: más empleo, mejores salarios, más seguridad, mejores vialidades, un transporte eficiente, no aumento a las tarifas de servicios básicos y un amplio e interminable etcétera.

Hoy las ciudades no requieren grandes obras, no se ocupan teatros que nunca se terminan, como el Teatro Matamoros obra magna ofrecida para conmemorar el Centenario de la Revolución Mexicana y Bicentenario de la Independencia, pero que a la fecha aún no se concluye. Pero si se requieren más espacios verdes, mejores espacios públicos que permitan la convivencia social, donde la autoridad vele por que prevalezca el interés público sobre el particular de quienes se apropias y logran un usufructo en beneficio personal.

Los ciudadanos esperamos cambios en las ciudades, no con grandes promesas, sino con objetivos claros, como disminuir la dispersión urbana, incrementar las áreas verdes, combatir la especulación inmobiliaria con extensos predios baldíos que solo encarecen servicios y nos alejan de la sustentabilidad urbana. Mejorar la seguridad de los ciudadanos, no pretender hacer de la bicicleta la opción de movilidad, sin asumir la responsabilidad de que se requiere un trasporte público eficiente y seguro.

Sin duda, que el reto no esta fácil, los ciudadanos debemos elegir el mejor proyecto y no sólo el candidatico más carismático, se hablará de experiencia en la administración pública, que no necesariamente garantiza éxito o beneficio para los ciudadanos. La experiencia personal y empresarial, sin duda que será importante, pues nos habla de que se sabe lo que es estar de este lado, emprender proyectos y lidiar con procedimientos y trámites burocráticos.

Pero fundamentalmente se trata de un equilibrio que garantice beneficios sociales, los ciudadanos debemos de identificar al candidato que mejores proyectos presente, que garantice para que la gente pueda trabajar, emprender una empresa, un negocio, sin el temor a la falta de un estado de derecho que le garantice la seguridad en su persona y su patrimonio, que quienes estudien tengan la esperanza de conseguir empleo sin la necesidad de emigrar.