La carta a AMLO #Columna #ElTercerOjo

263

El Tercer Ojo

Por Arturo Tzintzun Mora.- En el inicio de esta semana Michoacán fue anfitrión del gobernador de Guerrero Héctor Astudillo Flores. El guerrerense se apersonó para signar al lado de su homólogo michoacano Silvano Aureoles Conejo una carta dirigida al presidente López Obrador para que incentive el desarrollo del puerto de Lázaro Cárdenas.

Baste como ejemplo para entender la importancia portuaria en el Estado, citar que es el único destino capaz de albergar barcos con grandes calados que solamente tienen cabida en el Canal de Panamá; eso sin olvidar por supuesto que es la puerta comercial que conecta América con Asía.

En el pasado gobierno federal se prometía un importante impulso a la región mediante las Zonas Económicas Especiales. Se acusaba un futuro prominente luego de las medidas peñistas que fueron saludadas por todos los sectores económicos locales que esperaban grandes dividendos para la localidad.

Sin embargo todo se vino abajo luego de la llegada de la ¿Cuarta Transformación?, que en el ánimo de sepultar todo lo no planteado por Morena, aún y cuando fuera positivo como es el caso de las ZEE.

El pacto de ambos gobernadores, Aureoles y Astudillo, no es ociosa. La colindancia de Guerrero con Michoacán es estratégica para el desarrollo económico de ambas regiones, tanto en lo turístico, como en lo comercial y económico sin soslayar todas las otras actividades de la población.

El crecimiento y desarrollo de Lázaro Cárdenas por supuesto que no sólo beneficia a Michoacán sino que alcanza generosamente a su vecino.

En el documento se solicita la implementación de una política de desarrollo que contemple un sistema de incentivos fiscales y facilidades administrativas, impulsado por los tres órdenes de gobierno, con la posibilidad de establecer un área similar a la Zona Libre Fronteriza, con instrumentos que potencien las condiciones únicas del puerto, que comparten los municipios de Lázaro Cárdenas, Michoacán y La Unión, Guerrero, como su ubicación estratégica y conexión al mercado de Asia-Pacífico, para posicionarlo a nivel internacional como un referente en atracción de inversión productiva.

Al respecto, la empresa Arcelor Mittal acompaña la misión al ratificar su compromiso con Michoacán y su interés por contribuir a que este tipo de inversiones se consoliden, ya que son dinamizadoras de la economía y generadoras de empleo y bienestar para la población.

El líder mundial del sector acerero está invirtiendo mil millones de dólares en la construcción de su planta de acero laminado, generando 2 mil 500 empleos directos y podría ampliarse, con una inversión adicional de mil 500 millones de dólares y la creación de 4 a 5 mil nuevos puestos de trabajo.

Se busca ante el gobierno federal generar un nuevo esquema o programa que contemple incentivos fiscales y aduaneros que fomenten confianza y certidumbre en los inversionistas, con visión social e impacto directo en las mipymes, para lo cual se deberán establecer requisitos que fomenten la participación de más unidades económicas nacionales, determinando una aportación fija de las utilidades de las empresas beneficiadas, que se invertirá en obras de desarrollo social, así como implementar una agenda de proyectos de infraestructura que permita construir un corredor regional, que genere impacto económico y social para la zona y conecte el Pacífico con el Bajío y con la Ciudad de México.

El presidente de México no puede seguir siendo indolente ante los problemas del país, pero sobre todo debe dejar de beneficiar a los simpatizantes de su movimiento y de seguir castigando a las poblaciones que no votaron por él.

Luego de su primer informe de gobierno debe entender López Obrador que no está cumpliendo con su palabra, y cada día decepciona y frustra a quienes le dieron la confianza de gobernarlos. Es tiempo de que comiencen los resultados y el caso de Lázaro Cárdenas no puede esperar un día más.