Por Víctor Americano/@americanovictor

Muchas veces no dimensionamos la gran importancia de los medios de comunicación en general, desde los tradicionales como lo son la prensa escrita, la radio y televisión, hasta los más recientes, que son los portales web de noticias, junto con sus redes sociales, sobre todo a la hora de comunicar de manera responsable a nuestros auditorios.

Y es que, sin perder de vista que normalmente, los dueños de los medios de comunicación, son empresarios, hombres y mujeres de negocio, que viven de las ventas de la iniciativa privada y la gubernamental; hay que explicar claramente que para tener una empresa competitiva, se rodean –en su mayoría- de profesionales en el ramo periodístico, para tener los contenidos que una sociedad bien informada necesita, para así poder tomar decisiones; con informaciones que en teoría, deben ser sustentadas, investigadas, corroboradas y con todas las voces involucradas en los temas, para no sesgar ni tergiversar la información y ser responsables con los auditorios.

La apología del crimen

En lo personal, estoy de acuerdo en no hacer apología del crimen en ninguna de sus expresiones, claro, sin caer en la auto censura. Pero no es posible que por ganar algunos “likes” o “followers”, los medios sigamos publicando videos o fotografías explícitas de asesinatos, ejecuciones, atropellados, suicidios, entre una larga lista de contenido lleno de morbo, que en general, es lo que se consume en la actualidad informativamente hablando. El último ejemplo fue el terrible caso de Hugo Figueroa, sobrino del fallecido cantante Joan Sebastian, de quien se filtró un video en redes de su artero asesinato, con sus últimas palabras, ¿yo qué les hice? Muchos replicaron este video, otros, no lo hicimos, ahí queda un ejemplo que da coraje e impotencia, pero que es uno de los cientos o miles que suceden en nuestro país, no importando el color del partido que gobierne.

Y es que sin ser puritano, ni darse “golpes de pecho”, basta ir a cada sitio web en la actualidad, a las secciones de “las más leídas o más vistas”, para saber que la gente en general, busca el morbo o el escándalo como consumo informativo.

Es obvio que los medios no nos podemos callar, es obligación informar puntualmente lo que está sucediendo sin maquillar las cosas; pero hay una enorme diferencia en titular una misma nota con un encabezado que diga “Michoacán arde en llamas”, a otro que informe y no magnifique un suceso como “Civiles queman 3 unidades del transporte en la Siglo XXI”. Con este segundo encabezado, estamos informando puntualmente lo que sucedió, sin mentir, sin esconder, pero con el primero, estamos haciendo apología del crimen, y de paso, haciendo un enorme daño a la sociedad y a la entidad.

La polémica

Y por supuesto que se abre el debate en este polémico tema, porque habrá quien diga y con toda la razón, “pues si los gobiernos trabajaran a fondo en los orígenes de los problemas, no estaríamos así”, “si no fueran indolentes, cómplices y corruptos, otra sería nuestra realidad”, y efectivamente, los medios no tenemos porque “taparle” sus yerros a los gobiernos, no somos su área de comunicación social; pero tampoco podemos desinformar ni “esconder” sus aciertos, solo debemos informar y punto.

Y mire, si los encargados de la comunicación de cualquier poder establecido en la Constitución o de cualquier nivel de gobierno, piensan que al invertir en un medio está “comprando” su línea editorial, estamos perdidos; pero peor es que el medio lo acepte y se postre de rodillas ante los gobiernos en turno y se convierta en “vocero” del cliente.

Mucho hay por avanzar en este álgido tema, sobre todo porque hay funcionarios de todos los niveles y de todos los poderes, que tienen una piel muy sensible ante la crítica, incluso hay quienes no creen que informar a través de los medios sea necesario. Sin embargo hay una máxima que hay que leer y entender al pie de la letra; “en la actualidad, lo que no se comunica, no existe”.

Continúan los asesinatos de periodistas

Claro que hay periodistas “incómodos”, es mas, siguen los asesinatos a comunicadores en México, el más reciente, el de Jesús Ramos Rodríguez, conductor del noticiero “Nuestra Región Hoy”, ocurrido la mañana de este sábado en Emiliano Zapata, Tabasco. De acuerdo a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, son ya 143 los periodistas asesinados en México desde el año 2000, y el segundo ocurrido durante este 2019.

Si a todo lo anterior le sumamos un gremio periodístico desunido, dedicado en su mayoría a grillar y a hablar mal del colega o de la competencia, nos damos cuenta que nos falta mucho por avanzar; cuando esta grilla llega, cuando las envidias buscan afectar, aún con críticas sin sustento alguno, yo mismo me traslado a aquellas épocas de reportero, cuando la pasión por informar te mueve, cuando te quieres comer al mundo, cuando buscas a toda costa que tu nota y/o fotografía, vaya en la de 8 columnas, en los titulares y sea la nota principal del noticiero. ¡Ah que buenos tiempos!

Para consulta obligada, dejo aquí el link del Código Internacional de Ética Periodística de la UNESCO:

https://eticaperiodistica.wordpress.com/2008/05/19/codigo-internacional-de-etica-periodistica-de-la-unesco/