Un grupo de investigadores de la UNAM, encabezados por María Soledad Córdova Aguilar lograron desarrollar un suplemento alimenticio con alto valor nutricional, diseñado para ser consumidos por personas que no pueden o no quieren consumir proteína de origen animal.

Este complemento, hecho a base de harinas de cereales y leguminosas sería poco costoso y tendría un buen sabor.

Según los propios creadores del producto, en el mercado no hay muchas alternativas de complementos alimenticios para las personas que por cuestiones médicas no pueden ingerir proteínas de origen animal. Por lo que este suplemento viene a cubrir las necesidades de dichas personas, por lo que estos investigadores buscan que el precio del producto sea relativamente barato.

Además de la UNAM, en el desarrollo de este producto participaron alumnos de gastronomía de la Universidad de Claustro de Sor Juana, que esperan poder crear con esta proteína otro tipo de productos como galletas o tortillas.