ACTUALIDAD, 20 de febrero de 2019.- La superluna de nieve ayer ha dejado imágenes para el recuerdo en todo el mundo. Se trata de la más grande, la más luminosa y la más cercana a la Tierra hasta el año 2026, cuando se acercará a 356.649 kilómetros.


Aquí se puede apreciar la superluna vista desde lo alto del hotel Tryp Apolo de Barcelona, junto a la estatua de Colón. El satélite alcanzó anoche su mayor tamaño y permitió fotografías tan hipnóticas como estas en las que Colón se recorta sobre la luna de nieve.

Desde lo alto del hotel Tryp Apolo se podían lograr fotografías tan hipnóticas como esta
Desde lo alto del hotel Tryp Apolo se podían lograr fotografías tan hipnóticas como esta (Llibert Teixidó)

El fenómeno ocurre cuando la luna llena se encuentra cerca del perigeo, que es el punto de su órbita más cercano a la Tierra y en esta ocasión es llamada “de nieve” porque se produce en un período de nevadas.

(Fotografía de portada 

El nombre procede de la tradición cultural de algunas tribus indígenas de Norteamérica, que llamaban “luna de nieve” a la segunda luna llena del año porque febrero solía ser un mes de muchas nevadas. También se conocía a la luna llena de febrero como “luna del hambre”, porque era una época en la que escaseaba la comida.

Aunque el pasado mes de enero se pudo apreciar una superluna y se espera otra más para el próximo 21 de marzo, la de febrero ha sido considerada la más grande del año porque durante el invierno boreal la Tierra y la Luna están más cerca del Sol.

La luna cruzó el perigeo este martes hacia las 10.00 de la mañana (hora peninsular), cuando se situó a sólo 357.000 kilómetros de la Tierra, y empezó a ser llena exactamente a las 17.00.

Como todas las lunas llenas, la superluna de nieve se ha podido observarse durante la noche desde cualquier lugar del globo desde el que se pueda ver el cielo. Emergió por el horizonte este tras la puesta de sol y se ha puesto por el oeste poco antes de la salida del sol.

El cielo nuboso de Las Vegas ha tapado ligeramente la visión de la superluna
El cielo nuboso de Las Vegas ha tapado ligeramente la visión de la superluna (Chase Stevens / AP)

El diámetro de la superluna es entonces un 14% mayor que cuando coincide con el apogeo. Y, como la superficie de un disco es proporcional al cuadrado de su diámetro, el espacio que la luna ocupa en el cielo es un 30% más grande (porque 1,14 x 1,14 = 1,30). Por lo tanto, aparece un 30% más luminosa.

Pese al interés mediático y social que generan, las superlunas de nieve no son importantes para la comunidad científica e incluso el propio nombre que reciben, está más ligado a la astrología y al folklore popular, que a nada relacionado con ciencia.

Por supuesto, pese a los nombres peculiares que reciben, nada tienen que ver con fenómenos variopintos con los que a veces se las ha intentado relacionar, desde más nacimientos hasta catástrofes naturales o supermareas.

Con información y fotografías del portal de noticias www.vanguardia.com