El histórico portero del Real Madrid Iker Casillas, que en la actualidad juega con el Porto de Portugal, sufrió un infarto en pleno entrenamiento, por lo que fue trasladado de inmediato al hospital para ser atendido.

Ya se encuentra fuera de peligro, pero su cardiólogo Héctor Galván, le recomendó retirarse del futbol, para evitar cualquier otro “susto” a la salud del cancerbero.

“La rehabilitación cardiaca lleva de uno a dos meses, más o menos, pero cuando hay un daño con un infarto es muy raro que una persona regrese a la práctica deportiva de alta exigencia. Ya con un infarto previo, ya no pueden hacer actividades tan extremas. Puede hacer sus actividades normales, pero ya no actividades extremas si es que se confirma este diagnóstico”, declaró en entrevista para ESPN Digital

“Hay unos infartos que no son tan complejos, les llamamos incompletos, pero sinceramente si es real, es muy difícil que una persona, un deportista de alto rendimiento, regrese a una actividad de alto rendimiento, puede realizar actividades físicas, pero es difícil a alto rendimiento”.

(Fotografía tomada de twitter)