Hoy cumpliría 75 años uno de los más grandes, Muhammad Ali

Cd. de México. 17 de enero de 2017.- Ali no fue solamente uno de los más grandes boxeadores de todos los tiempos, si no también un hombre que combinó su vida deportiva con la religión, la política y su singular sentido del humor. Era un símbolo de aspiraciones de los afroamericanos y la independencia. Su historia no es la de un joven que nació en la pobreza y que se abrió camino gracias al boxeo, la de él fue diferente.

Cassius Marcellus Clay nació el 17 de enero de 1942, en Kentucky, Estados Unidos, en una familia de clase media. Se graduó de la secundaria, pero con notas muy bajas, aunque después compensaría su falta de excelencia académica con el premio “Los guantes de oro de Kentucky”.

Se cuenta que cuando tenía 12 años de edad fue despojado de una bicicleta que le había regalado su padre, la cual era bastante cara. El resentimiento y la necesidad de justicia se apoderaron del pequeño Clay, quien vociferó amenazas contra uno de los ladrones a los que jamás encontraría. El policía al que denunció el robo se llamaba Joe Martin y, casualmente, dirigía una academia de boxeo para aficionados.

Martin le sugirió a Cassius que aprendiera a boxear para defenderse. El joven aceptó, el policía se convirtió en su entrenador y lo demás, ya es historia. Si bien, no fue el boxeador con el golpe más potente, pero tenía mucho alcance; era rápido y persistente con las manos, y cansaba al oponente antes de tratar de noquearlo.

Él era esbelto y eso lo hacía tan rápido con los pies como con las manos. Sus reflejos eran tan buenos que sus oponentes tenían miedo de estar dentro de su alcance.

Con información de Vanguardia

Te puede interesar

Cinco canciones para recordar a #GustavoCerati en su cumpleaños

Morelia, Mich.  11 de agosto de 2017.-Uno de lo más famosos e importantes músicos en …