Exigimos un mando civil en la Guardia Nacional, no Militar: Antonio Soto Sánchez

229

Morelia, Michoacán, a 20 de Febrero de 2019.- El Comité Ejecutivo Estatal (CEE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD), se pronunció a favor del fortalecimiento de las fuerzas en estados y municipios y en contra de una Guardia Nacional que militarice el país.


Luego del debate que se ha generado en el Senado de la República, por la Guardia Nacional, Antonio Soto Sánchez, Presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD), fijó su postura y declaró que “no se puede avalar la militarización del país”.

Soto Sánchez observó que la Guardia Nacional debe contar con un mando civil, no militar y por otra parte, debe considerarse el fortalecimiento a las corporaciones estatales y municipales, para que, paulatinamente el Ejército pueda regresar a los cuarteles.

“Me parece importante que las policías en estados y municipios se fortalezcan, en número de elementos, capacitación, adiestramiento, equipamiento, certificación y evaluación, con acciones de inteligencia y de esta forma puedan dar respuesta a la ciudadanía”, expresó Antonio Soto.

El dirigente del PRD en Michoacán, abundó que han sido 12 años en los que el Ejército ha estado en las calles y ha sido coadyuvante en tareas de seguridad pública pero no se han alcanzado resultados satisfactorios.

“Si bien reconocemos que el Ejército ha realizado tareas importantes y su presencia ha sido estratégica, por ejemplo en Michoacán para lograr su pacificación en los años recientes cuando se vivía la crisis social, también conocemos que no están capacitados o no es su función desempeñar las tareas de seguridad pública”, expresó.

El político michoacano declaró que de aprobarse este marco jurídico de la Guardia Nacional, se haría legal o se establecería en la Constitución que los Militares estarán a cargo de la seguridad pública, cuando es una atribución y responsabilidad de los mandos civiles.

Para finalizar, Soto Sánchez reiteró que el PRD es una oposición crítica, responsable, y
habrá de reconocer las acciones y esfuerzos que tome la Federación en beneficio del país, pero también señalará aquellas determinaciones que lesionen el interés de las mayorías.