En audiencia de juicio oral por el feminicidio de Jessica G.V., juez de oralidad hace efectivo lo establecido en el Código Nacional de Procedimientos Penales

325

Morelia, Michoacán.- Al ser una facultad del juez de oralidad penal
la de analizar y determinar si las objeciones presentadas por las partes en conflicto en
una audiencia, proceden o no, además de calificar los testimonios ofertados, el juez
Ariel Montoya Romero del Poder Judicial de Michoacán aplicó oportunamente lo
establecido en el Código Nacional de Procedimientos Penales en este sentido, a fin de
preservar el adecuado desarrollo del juicio oral derivado de la causa penal 1404/2020,
por el feminicidio de Jessica G.V.


Luego de corroborar las condiciones necesarias para llevar a cabo la segunda jornada
de audiencia y de validar la incorporación de tres abogados más para la defensa de
Diego U.M.M, -a quien se le atribuye dicho acto delictivo- se dio paso a la continuación
del desfile probatorio ofertado por la representación social que incluyó dos de los cuatro
testigos contemplados para el acto procesal.


Dada la importancia que revisten los testimonios en la etapa de juicio oral, el juez fue
enfático al señalar que calificaría exclusivamente las respuestas verbales y no gestos o
expresiones físicas, por lo que luego de reiteradas ocasiones de puntualizar tal aspecto,
apercibió a uno de los testigos y le instó a responder puntual y claramente.

Más adelante, al escuchar la petición de la defensa de que no se admitiera una prueba
por considerarla violatoria a los derechos humanos de su representado, Montoya
Romero explicó que el debate para la depuración de las mismas debió concretarse en la
etapa intermedia, ya que en la de juicio oral el juzgador no tiene la facultad para
excluir, sino más bien valorarla para la decisión jurisdiccional final.


Resaltó la importancia de que las personas que presentan su testimonio respondan sólo
hasta que concluya la pregunta planteada y que de escuchar la expresión “objeción” se
abstengan de emitir respuesta alguna, hasta que el propio juez resuelva la procedencia
o no de tal manifestación.

En este sentido, explicó en un lenguaje claro y sencillo que las objeciones son una
manifestación del derecho de contradicción, dirigidas a evitar el ingreso al debate oral
de pruebas ilegales, inconducentes, superfluas y repetitivas.


Es así que al dar respuesta a una de las objeciones manifestadas por la defensa y al
querer abundar en las razones que motivaron tal expresión, Montoya Romero dejó claro
que no se trata de un diálogo entre quien preside el acto procesal y la parte defensora,
por lo que la calificación de las objeciones se realiza con base en los lineamientos del
Código Nacional de Procedimientos Penales.


La próxima audiencia de juicio oral se llevará a cabo el 1 de julio en la sala de oralidad
13 del Poder Judicial de Michoacán.