En 2021, se registraron 54 mil 429 solicitudes de datos personales, 11 mil 635 más que en 2020: INAI

120

Los recursos de revisión y las solicitudes en materia de datos personales aumentaron en 2021, confirmó el Comisionado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Oscar Guerra Ford, al impartir una conferencia por la vía virtual en Quintana Roo.

En el caso de las solicitudes de datos personales, en 2020 se recibieron 42 mil 794 y en 2021, 54 mil 429; en el caso de los recursos de revisión, en 2020 se atendieron dos mil 26 recursos y en 2021, dos mil 284, reveló el integrante del Pleno del INAI, durante conferencia “Avances y retos de la protección de datos personales en México”, organizada por el Instituto de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales de Quintana Roo.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es quien concentra cerca del 60 por ciento de solicitudes de datos; por un lado, se piden expedientes médicos, pero lo más pedido son “las hojas que hacen constar el número de horas cotizadas para la pensión, que antes el trámite era un tormento para la gente (…), hoy se puede hacer (por internet) a través de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), pedirlas al IMSS y con eso iniciar el trámite de su pensión o hemos tenido el caso de personas viudas, que pueden iniciar el trámite de pensión en términos de la ley”, manifestó.

Al exponer la evolución del derecho a la protección de datos personales en México, el Comisionado Guerra recordó que desde 2002 la Ley Federal de Transparencia fue la que inicialmente reguló la protección de datos de las personas como una restricción al derecho de acceso a la información; posteriormente, el Congreso de la Unión efectuó una reforma constitucional que derivó en la creación, en 2010, de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares, norma que reconoció esa materia como un derecho independiente en México.

Después, en 2016 el Congreso de la Unión aprobó la norma correspondiente al sector público, la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados y a lo largo de 2017 las entidades federativas tuvieron que homologar a la Ley General sus leyes estatales, con lo que surgió una nueva etapa en el derecho a la protección de datos personales.

Con los cambios legales, el INAI y los organismos garantes del país adquirieron funciones para proteger los datos de las y los mexicanos que recaban y resguardan las instituciones públicas, ya que las privadas son competencia exclusiva del INAI, explicó el Comisionado Guerra Ford.

Por un lado, destaca la función preventiva para evitar el mal uso de datos, por medio de la capacitación previa, sumado a la difusión de los derechos llamados ARCOP -acrónimo de Acceso, Rectificación, Cancelación y Portabilidad- y la vinculación.

Asimismo, están los medios de defensa de las personas que se ejercen tras haber recibido una respuesta del sujeto obligado que no dejó satisfecha a la persona interesada, que puede interponer un recurso de revisión ante el organismo garante estatal y otro de inconformidad ante el INAI, si es que hubiera algún desacuerdo del particular con lo resuelto por el organismo garante local, y también se puede presentar una denuncia por el mal uso de los datos personales, sin menoscabo de que el INAI, por la propia relevancia del caso, pueda atraerlo para resolverlo en su Pleno.

Por otra parte, Oscar Guerra hizo énfasis en que el derecho de portabilidad sólo se aplica en el caso de los sujetos obligados que poseen información almacenada en medios electrónicos en formatos estructurados y comúnmente utilizados, según se establece en el artículo 57 de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de los Sujetos Obligados.

La conferencia fue atestiguada por más de un centenar de representantes de sujetos obligados de Quintana Roo, así como por los Comisionados del organismo garante de esa entidad, Magda Lozano Ocman, José Agundis Yerena y su Presidente, Orlando Espinosa Rodríguez.