Benny, un pequeño can mestizo, color negro, había pasado un mes entero en un refugio estadounidense, por lo que estaba triste y desmotivado, pero tienes que ver el conmovedor momento cuando este perrito se entera que finalmente será adoptado, su estado de ánimo cambia radicalmente y no para de brincar de alegría.

Una familia de cuatro integrantes, estaba dispuesta a no salir del refugio sin un nuevo miembro de la familia, mientras hacían el recorrido, ‘Benny’ mostraba sus mejores trucos para ser adoptado y cuando finalmente captó la atención de sus futuros dueños, los convenció con ojitos tiernos, les demostró que era un perro educado, les mostró que sabía sentarse y permanecer así por largo tiempo.

Cuando el perrito se enteró de que era el elegido, en un principio se mostró desconcertado, alegre y algo temeroso a la vez, estudio las posibilidades- No podía creer que nuevamente estaría en libertad.

Finalmente, una joven le pone su nueva correa roja, y se dirigieron a la salida, ‘Benny’ no pudo evitar escuchar los ladridos de otros perros que se quedaban encerrados por un tiempo más, pero la felicidad era tanta, que los ignoró completamente. Saludó a sus nuevos dueños, dando saltos emocionados, jalando hasta su ama, a la puerta de salida.

Pero cuando finalmente pone un pie de fuera y respira el aire fresco, la emoción de ir hacia un nuevo hogar, provocó que no dejara de saltar, corría, saltaba, incluso se ahogaba un poco con la correa, por su ímpetu de salir corriendo. Voltea hacia todos lados, olfatea el pasto, las plantas y la tierra, como si lo estuviera viendo por vez primera.

¡Ojalá el resto de ellos sean adoptados y encuentren hogares amorosos también!

 

Con información de Adriana Alanís