Aquí la entrevista exclusiva de la emprendedora mexicana, Ana Maribel Garza, en amena charla con el periodista internacional, Francisco Seva Rivadulla.

Ciudad de México, marzo del 2019.- Las mujeres mexicanas son luchadoras y emprendedoras, es un hecho constatado, que se reproduce en el caso de nuestra entrevista, Ana Maribel Garza, natural de Monterrey N.L, siendo la menor de cuatro hermanos en su familia.

Una mujer con carácter y personalidad, que la ha convertido en el México actual en una “apasionada” del sector bienes raíces, pues es actualmente Directora General en su propia empresa inmobiliaria, AG Inmobili, en la propia Ciudad de México.

Ha trabajado toda su vida, se casó a los 21 años y se dedicó a ser ama de casa y madre de 3 hijos. Además de esta noble labor, trabajó como consejera en una institución para mujeres víctimas de violencia intrafamiliar. A los 45 años, decide incursionar en el ábito laboral remunerado, en la venta de propiedades inmobiliarias.

Le encanta viajar por diferentes partes del mundo, manejar moto y cantar. Es una persona alegre, comprensiva, positiva y muy decidida al logro. Como consecuencia, el próximo miércoles 27 de marzo recibirá el Premio Nacional de la Mujer que otorga la Cámara Nacional de la Mujer, S.C. en Ciudad de México, en el que se premia a 20 mujeres que han destacado en el ámbito artístico, cultural, deportivo, empresarial, etcétera.

-¿Cuáles son sus orígenes en el sector de bienes raíces en la Ciudad de México?

-Mi experiencia laboral en el sector inmobiliario se remonta apenas a noviembre de 2015; cuando, por primera vez, después de 25 años de haber sido ama de casa, decidí incorporarme al sector laboral, para lo cual solicité una entrevista con una querida amiga que en ese momento dirigía una agencia inmobiliaria para que me diera la oportunidad de pertenecer a su equipo. Ella me da la bienvenida y así es como comienza mi historia en el sector inmobiliario.

– ¿Cómo ha ido creciendo su negocio? ¿Ha sido difícil llegar hasta aquí?

-Considero que la mía es una historia de crecimiento muy rápida. Desde el primer mes en el que me incorporé al sector, tuve la oportunidad de concretar mi primera operación de venta; a los quince días, una renta, el siguiente mes, otra venta y así sucesivamente. Es por esta razón que después de cuatro meses de haber entrado a la agencia inmobiliaria y coincidiendo con un cambio de domicilio a diferente zona, decido (incluso con poca experiencia) externarle a mi amiga, la directora, la inquietud de intentar seguir en el negocio de manera independiente enfocándome en una nueva área de la ciudad. Es así como en abril de 2016 comienzo por primera vez mi propio negocio, iniciando de cero, consiguiendo propiedades para promover. Después de un mes de búsqueda, contaba ya con 30 propiedades, aunque inició un periodo de cuatro meses en el cual no pude concretar ninguna transacción; llegué a cuestionar si mi decisión de dejar la agencia había sido un error. Afortunadamente las cosas cambiaron, con base en perseverancia y tener fe, en agosto concreté mi primera operación sola, encumbrando ya mi nuevo negocio. De ahí en adelante siguieron muchas ventas más, por lo que pude cerrar el 2016 con un buen número de ventas. Año con año he superado el número de operaciones. Al día de hoy considero que lo que me ha dejado este corto tiempo ha sido una gran experiencia a tal punto de que no me considero a mí misma una vendedora de inmuebles, sino una persona que busca oportunidades de negocio en el sector inmobiliario, ya que he logrado concretar muchos negocios alrededor de este medio.

-¿Es difícil para una mujer ser empresaria en México actualmente?

Afortunadamente creo que vivimos tiempos en los que la desigualdad de género ha quedado atrás. Si tú eres una persona que tiene el conocimiento y la práctica o experiencia en este sector, puedes desenvolverte perfectamente bien y establecer puntos de negociación muy válidos y muy sólidos. Realmente creo que, seas hombre o mujer, lo que necesitas en este medio es experiencia para desenvolverte de manera óptima.

-¿El sector de bienes raíces está en expansión en México?

-Como es bien sabido, la Ciudad de México y Área Metropolitana, que abarca varios municipios del Estado de México y de otros estados, es una de las aglomeraciones urbanas más pobladas de todo el planeta, lo cual nos permite tener un mercado muy dinámico en el sector inmobiliario, en donde constantemente la gente busca comprar, rentar o vender. Los que actualmente se ven muy limitados son los constructores, quienes buscan presentar nuevas opciones de vivienda que requiere la zona; sin embargo, los cambios en la normatividad de la construcción por parte del gobierno los tienen bastante detenidos.

-¿No preocupa que pueda caer en una crisis?

-El sector inmobiliario es un termómetro muy claro de la confiabilidad que tiene la gente para invertir actualmente en el país. A raíz del cambio de gobierno y de la modificación de algunas políticas públicas, gran parte de la inversión se ha visto detenida, sobre todo la de las personas que cuentan con recursos propios para adquirir viviendas; sin embargo, en el

caso de las personas que compran viviendas a través de un crédito bancario está ocurriendo lo contrario, debido a que las tasas de interés bancarias han bajado en el último año, promoviendo la inversión en el sector inmobiliario.

-¿El mercado inmobiliario es accesible para todos en México?

-Actualmente México cuenta con instituciones como el Infonavit, que se encarga de prestar recursos para la adquisición de vivienda a los trabajadores; sin embargo, no podemos obviar el hecho de que todavía existe un gran sector de la población dedicado a la economía informal, es decir, trabajos no registrados, que no pagan impuestos y que, por lo tanto, no pueden adquirir este tipo de créditos. Para este sector de la población (los más desfavorecidos) es casi imposible adquirir una vivienda propia.

-¿Es más usual en la Ciudad de México rentar o comprar una vivienda?

-La Ciudad de México, al ser la capital, definitivamente es la que concentra todo el movimiento industrial, cultural y económico del país; por lo tanto, aunque hay mucha gente local que lleva una o dos generaciones viviendo en esta zona, también hay gente que viene de otros estados de la república a instalarse, a veces de manera permanente, pero otras veces solamente por un periodo determinado. Como sociedad mexicana, se nos enseña que debemos llegar a tener una casa propia; entonces puedo decir que el objetivo de muchas personas que viven en la ciudad es adquirir una vivienda propia, pero volvemos al punto de que no todos tienen la posibilidad de lograrlo, otros simplemente no tienen el interés de quedarse a largo plazo. Lo cierto es que en esta ciudad siempre hay rentas y siempre hay ventas.

-¿Dónde se ve dentro de 10 años? ¿Seguirá trabajando en Bienes Raíces?

-Definitivamente me veo a mí misma haciendo lo que he hecho hasta ahora, que es la comercialización de propiedades, pero también abarcando algunas otras ramas muy interesantes del sector inmobiliario, como la construcción, la distribución de materiales para la construcción y la comercialización de grandes desarrollos.

 -¿Cómo vislumbra el futuro de Bienes Raíces en la Ciudad de México?

-De verdad deseo que, no solamente la Ciudad de México, sino el resto del país, pueda seguir contando con garantías básicas indispensables que el sector inmobiliario necesita para seguir creciendo; que los constructores puedan encontrar una normatividad justa que los invite a seguir desarrollando inmuebles; que todo aquel que venda una propiedad pueda toparse con un pago justo de impuestos, y que todo aquel que quiera comprar pueda encontrarse también tasas de interés bajas que le inviten a seguir invirtiendo en esta área.