Sam Griner es el nombre de este pequeño, el cual se hizo super famoso hace varios años gracias al divertido gesto que había hecho apenas a sus 11 meses de vida.

Años más tarde el padre de Sam, Jason Griner, fue afectado por una enfermedad crónica en los riñones, por lo que necesitaba un transplante,  pero no tenían el dinero suficiente para poder pagar los medicamentos y la operación.

Decidieron publicar en sus redes sociales el estado de salud del hombre para que los seguidores del pequeño “niño exitoso” hicieran una donación y lo ayudaran a conseguir los fondos necesarios para la cirugía.

“Si todos los que han creado un meme con niño exitoso donan un dólar, podemos salvar la vida de su padre”, escribió la mamá Sam en su cuenta de Twitter y en el sitio GoFundMe.

La campaña fue todo un éxito y a cuatro años de este suceso, el pequeño Sam  sigue disfrutando de la compañía de su padre.