El Derecho a la Ciudad… “Resiliencia Urbana”, #VideoColumna

450

EL DERECHO A LA CIUDAD

RESILIENCIA URBANA

Salvador García Espinosa

Los estudios sobre la realidad ambiental, el cambio climático y la aspiración a un desarrollo sustentable, han propiciado la incorporación o adaptación de nuevos conceptos, particularmente con el objetivo de vincularlos al ámbito urbano. Lo cual es completamente entendible, si se considera que actualmente, el 50% de la población del planeta vive en una ciudad y está previsto que esta cifra aumentará al 70% en 2050. Uno de estos conceptos, cada vez más comunes es el de resiliencia.

Este término se deriva del verbo en latín resilioresilire, que significa “saltar hacia atrás, rebotar”. Pero fue el psicoanalista ingles John Bowlby quien en su obra Teoría de los Apegos en Edades Tempranas, durante la primera mitad del siglo pasado realiza la primera referencia al término de resiliencia, para definir la capacidad que tenemos los seres humanos para superar períodos de dolor emocional y situaciones adversas, saliendo fortalecido de ellas. Así, desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes son aquellas que tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, es decir, que soportando mejor la presión y esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar las situaciones difíciles y estresantes.

En el ámbito físico, resiliencia sería sinónimo de elasticidad y expresaría la capacidad de un cuerpo para recuperar su estado o posición original después de haber sido sometido a fuerzas que tienden a deformarlo o desplazarlo. En el ámbito de la Biología la resiliencia se entinende como la adaptabilidad de los individuos o los grupos frente a los retos o amenazas y se define como “la capacidad para vivir, desarrollarse positivamente o superarse […] frente al estrés o las adversidades que pueden normalmente ser causa de consecuencias negativas“. En resumen, se trata de un concepto positivo que reconoce los mecanismos para hacer frente exitosamente a los contratiempos y a las adversidades y que fortalece a los individuos.

Resiliencia Urbana.

La ONU considera que todas las ciudades son vulnerables a impactos severos provocados por conmociones y presiones de origen natural o humano. Por lo que, las ciudades y sus habitantes se enfrentan a más desafíos debido a los efectos provocados por de la urbanización masiva, el cambio climático y la inestabilidad política. De modo tal que utiliza el concepto de resiliencia para describir la habilidad de un sistema urbano de mantener continuidad después de los impactos o catástrofes, de aquí la necesidad de contribuir positivamente a la adaptación o a la transformación de las ciudades actuales.

Con base en lo anterior, una ciudad resiliente sería aquella que evalúa, planea y actúa para preparar y responder a todo tipo de obstáculos, ya sean repentinos o lentos de origen, esperados o inesperados. Se trata de que las ciudades estén mejor preparadas para proteger y mejorar la vida de sus habitantes, para asegurar avances en el desarrollo, para fomentar un entorno en el cual se pueda invertir, y promover el cambio positivo.

La relevancia de la resiliencia, esta vinculado, desafortunadamente, al incremento de los desastres naturales. En la última década las afectaciones por desastres naturales se estima que han impactado a más de 220 millones de personas en el mundo y causado un daño económico anual de 100 mil millones de dólares. De no realizarse para 2030, inversiones significativas para hacer que las ciudades sean más resilientes, los desastres naturales podrían costar en todo el mundo $314 mil millones cada año, yel cambio climático podría llevar a 77 millones más de residentes urbanos hacia la pobreza. Basta ver lo que actualmente acontece con los incendios en Australia.

Se debe entender que la resiliencia está al centro del nexo entre la acción de desarrollo y la humanitaria ya que, en su esencia, tiene que buscar la mejora de la vida de las personas. Por tanto, promover la resiliencia debe significar reducir riesgos aumentando las capacidades y disminuyendo la fragilidad para implementar soluciones efectivas. Incluso la Nueva Agenda Urbana, impulsada por ONU-Hábitat señala que “Nos comprometemos a fortalecer la resiliencia de las ciudades y los asentamientos humanos, en particular mediante una planificación espacial y un desarrollo de infraestructuras de calidad, mediante la adopción y aplicación de políticas y planes integrados…

Invertir para ser Resilientes.

Aquel refrán de “prevenir es mejor que lamentar”, se aplica perfectamente al concepto que nos ocupa, pues desde la perspectiva económica se considera que, por cada dólar invertido en la preparación ante desastres, se calcula que se ahorran entre cinco y diez dólares en pérdidas económicas. Si, además, tenemos en consideración que soluciones sencillas y baratas pueden ser altamente efectivas y repercuten en la calidad de vida de los ciudadanos, se entiende que cada vez sean más las ciudades que opten por implementar soluciones que mejoren la resiliencia como un aspecto prioritario en su planteamiento de ciudad.

Cuando se comprende a cabalidad la interacción global que tenemos en el planeta, se entiende que todos estamos obligados a construir nuevas herramientas y planteamientos que den poder a los gobiernos municipales, estatales o nacional y a la sociedad para que juntos logremos incrementar la capacidad para afrontar los nuevos desafíos protegiendo de mejor manera a todas las personas, y a los activos económicos y naturales de nuestras ciudades.

Bajo todo este marco, es de reconocer y aplaudir, que el Consejo Consultivo de Cambio Climático del Estado de Michoacán, convoque al evento “Ciudades y entornos en busca de la resiliencia y la sostenibilidad” a desarrollarse en Pátzcuaro, Michoacán el próximo viernes 17 de enero. Esperamos que sea uno de muchos eventos al respecto y lo más importante, que los gobiernos incorporen en sus políticas los avances de las investigaciones realizadas, pues es evidente que falta mucho por hacer al respecto. En horabuena.