Dos años de sufrimiento para México; la opinión de hoy de Fany Santiago

553

DOS AÑOS DE SUFRIMIENTO PARA MÉXICO

Por Fany Santiago

Se han cumplido ya dos años desde que Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones presidenciales. Mismo tiempo en el que el país ha ido en un retroceso que, lamentablemente, continúa sin que se vea algún rastro de mejoría.

El 1 de julio de 2018 la historia cambió, por primera vez un partido que dijo ser de izquierda gana las elecciones presidenciales en México, mucha gente celebraba, pues la victoria fue amplia.

Las promesas de campaña fueron muy atractivas, no habría desempleo, la corrupción iba a terminar, habría castigo para la gente que cometiera delitos graves y también para el crimen organizado, se dijo que la economía crecería 4%, el salario mínimo también iría en aumento, habría oportunidades de desarrollo para las y los jóvenes del país, habría una educación de calidad, bajaría el costo de las gasolinas, la inseguridad se acabaría, entre otras tantas promesas que terminaron por convencer a millones de personas en aquel momento.

Para mucha gente todo parecía brillar en él, era la oportunidad que muchos habían esperado, la oportunidad de oro para que México caminara en la senda del desarrollo y de la construcción de un futuro mejor para todas y todos.

Pero como se esperaba, AMLO, desde el momento en que tomó protesta, (o desde antes), la ambición de poder se comenzó a apoderar de él, todo paso de ser un sueño dorado a ser una pesadilla para las y los mexicanos. Las promesas de campaña se quedaron en el olvido, la confianza de la gente que votó por él se fue esfumando.

México se convirtió en un país mucho más inseguro, la violencia fue en ascenso e hizo creer a la gente que con la creación de la famosa Guardia Nacional (GN) México sería uno de los países más seguros, pero vaya decepción, lo único para lo que sirvió la GN fue para reprimir a migrantes en el sur del país, donde Estados Unidos usó a México como escudo y barrera para que los migrantes no traspasaran la frontera.

Además AMLO  anunció su famosa estrategia para combatir al crimen organizado en nuestro país “abrazos no balazos”, una estrategia que se complementaba al acusarlos con sus mamás, con la cual se podía disminuir el crimen en México. Su primer año de gobierno ha sido el más violento que se tiene registrado, el crimen tomó terreno, agarró fuerza en vez de disminuirla, pero por qué si su estrategia era infalible. Parece chiste, pero lamentablemente es la realidad.

Con ello la violencia hacia las mujeres incrementó, el número de feminicidios aumentó, las mujeres nos sentimos más inseguras al salir a las calles, los casos aumentaron, las llamadas al 911 van a la alza y a todo esto el presidente de México dice que es mentira, que las llamadas son falsas, en pocas palabras que las mujeres mentimos.

Aunado a todo esto, la promesa del 4% de crecimiento económico se esfumó, México decreció, la economía mexicana se volvió inestable, 0.0% es el logro del que puede “presumir”. Esto conlleva otras desgracias, pues al no haber estabilidad económica, tampoco hay generación de empleos, productividad, el campo también sufre una caída económica significativa, afectando a todos los sectores productivos en todo el país.

El gobierno federal que encabeza AMLO se encaprichó por llevar a cabo una “consulta” amañada para conocer el pensar de la gente para realizar el cambio de aeropuerto de Texcoco a Santa Lucía.

Además sigue en pie la construcción del Tren Maya, no importándole destruir la selva para cumplir su capricho.

Su ambición de poder lo ha llevado a querer desaparecer instituciones que defienden los derechos de las y los mexicanos y a querer absorber instituciones autónomas como el INE, atentando así contra la democracia de México.

Aquélla victoria que celebraron con bombo y platillo, hoy se ha convertido en decepciones, le ha dado la espalda a la gente que confió en él, sólo los utilizó para llegar al poder, hoy no los escucha, de hecho no escucha a nadie, pues piensa que hasta el coronavirus está en contra de él o es una trampa de la oposición para arruinar su mandato, un mandato que sin duda ha tenido más oscuros que claros. Dos años de sufrimiento para México.