El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) menciona que cada año cerca de 8 millones de toneladas métricas de residuos plásticos llegan al mar. Cifra que se podría cuadruplicar para el 2050

los objetos plásticos provocan asfixia, obstrucciones digestivas y problemas fisiológicos a la fauna marina.

Gonzalo Muñoz, especialista en gestión de residuos, declara que el 80 por ciento del conjunto de los organismos vivos de los océanos está contaminada con polímeros. Así mismo, el Dr. José Sarukhán, Coordinador de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) recientemente en una conferencia en la Universidad Iberoamericana dijo “estamos comiendo peces de plástico”. Aunque aclaró que se trataba de una exageración, la imagen es poderosa y representativa de la crisis que estamos viviendo.

Cuando hablamos de la naturaleza hay que pensar que todo está conectado. La vida se conforma de ciclos. Nuestras acciones impactan para bien y para mal en el ecosistema global. Ese vaso que utilizaste para tu jugo de naranja puede regresar a tu plato el día de mañana. Ahora mas que nunca, la inconsciencia nos está llevando a darnos una sopa de nuestro propio chocolate.

Con información de: Tangible