Desaparición de especies, amenaza sin precedentes que precisa contrarrestarse: Tony Martínez

133

Alrededor de un millón de especies de animales y plantas están ahora en peligro de extinción y muchas podrían desaparecer en tan solo décadas, lo que representa una amenaza de una dimensión sin precedentes en la historia de la humanidad que precisa contrarrestarse, subrayó el diputado Norberto Antonio Martínez Soto, integrante de la Comisión de Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente de la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.

El diputado por el Distrito de Hidalgo apuntó que la estadística de la ONU señala que en los últimos 100 años, más del 90 por ciento de las variedades de cultivos han desaparecido de los campos de los agricultores, mientras que la mitad de las razas de animales domésticos ya no existen, y las 17 principales zonas de pesca del mundo están siendo explotadas hasta sus límites sostenibles. 

“Aunado a lo anterior la variedad local de los sistemas de producción de alimentos también corre el riesgo de desaparecer, incluidos los conocimientos de los pueblos indígenas o las comunidades locales que llevan consigo”.

En el caso de México, el legislador integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, refirió que el país está catalogado entre las cinco naciones megadiversas del mundo, lo que significa que nuestro territorio es privilegiado en cuanto a la variedad de ecosistemas y variación genética en las especies, pues concentra entre 10 y 15% de las especies terrestres en sólo 1.3% de la superficie ambiental.

“Por ello es nuestra responsabilidad generar acciones inmediatas y efectivas que preserven nuestra riqueza ambiental, y contribuyan a contrarrestar las afectaciones climáticas que están devastando las condiciones de vida como la conocemos en el mundo”.

Tony Martínez Soto recordó que desde el 2012 se modificó el artículo Cuarto Constitucional en México referente al derecho del medio ambiente, ampliándose el texto de manera positiva, pues se incluyó en él la responsabilidad ambiental, sin embargo este requiere aterrizar de manera amplia no sólo en la legislación reglamentaria federal sino en las locales, de manera que cada quien asuma la responsabilidad que le corresponde en materia de afectación ambiental.

Finalmente, apuntó que en la medida en que nadie quiera asumir la responsabilidad que le toca en aquello que contamina, deteriora o afecta, desde el hogar hasta las grandes compañías e industrias, estaremos condenando al mundo a un deterioro de dimensiones tales que, condicionarán la vida como la conocemos hasta el momento.