Lo que se ve en las imágenes puede poner los pelos de punta a más de uno: la aproximación y aterrizaje con éxito de un piloto a los mandos de un bimotor.