El término Huachicol se ha popularizando por el actual desabasto de combustible que enfrentan algunos Estados del país. Pero, ¿de dónde viene dicha palabra?

El término proviene de la palabra maya waach, que es utilizada para designar a los foráneos o forasteros. La castellanización de esta palabra maya es guache, palabra que según el diccionario de mexicanismos de la Academia Mexicana de la Lengua, designa algo que es falso o de mala calidad.

Según Luis Ernesto Salomón, profesor de Derecho en la Universidad de Guadalajara y columnista de El Informador, el término Huachicol proviene del término guache y este fue usado para referir a una bebida adulterada, una especie de tequila al que se le agrega alcohol de caña. “Los hauchicoleros son los que producen y venden el producto. Los parroquianos lo consumían a pesar de los riesgos de intoxicación”, detalla el académico.

Ana Lilia Pérez, autora del libro “El cártel negro: cómo el crimen organizado se ha apoderado de PEMEX”, detalla que: “los choferes de las pipas o los transportistas meten una manguera en la pipa llena de combustile y sacan un 10% del producto”, dice. “Para que no se notara la extracción, le meten agua para compensar el peso. A esto se le llama huachicolear”.

Según otros lingüistas, el término Huachicol o Huachicolear, se utiliza en algunas comunidades del centro de México para referir a todo tipo de actividades ilegales como la venta de mercancía pirata o robada.