La historia del estadounidense que descubrió Chichén Itzá y compró un terreno para vender sus tesoros 1

Edward Thompson, fue un estadounidense aficionado por el estudio de las culturas precolombinas, sobre todo de la cultura maya. Arribó junto a su familia en 1885 a Mérida e inmediatamente comenzó su labor de investigación, además de convertirse en cónsul de los Estados Unidos en Yucatán. Se dice que a pesar de que sólo hablaba inglés, pronto aprendió español, así como maya. En un principio trabajó en Labná —ubicado al sur de Uxmal y perteneciente a una zona denominada Puuc—, ya que se trataba de las menos exploradas, por lo que pronto encontraría varias ciudades olvidadas entre la jungla de la región.

Sin embargo, hacia 1894 se hizo de una hacienda que incluía el sitio de Chichén Itzá, comenzando su trabajo más fructífero de investigación, recuperación y también de la venta de patrimonio cultural. Fue ahí donde al explorar la zona del Templo de Kukulkán encontró las herramientas con las que los mayas levantaron sus estructuras; sin embargo, su trabajo en esta hacienda es más reconocido por la exploración del Cenote Sagrado.

Entre 1904 y 1911 Thompson se concentró en encontrar todos los tesoros y artefactos al fondo del Cenote Sagrado, lugar ceremonial en el cual se realizaban sacrificios y ofrendas de piezas preciosas. En un principio utilizó una draga, que es una máquina utilizada para excavar debajo del agua, no obstante, posteriormente decidió recuperar los objetos haciendo buceo con escafandra.

La historia del estadounidense que descubrió Chichén Itzá y compró un terreno para vender sus tesoros 3

Con este tipo de intervenciones, según Arqueología Mexicana, logró recuperar «vasijas cerámicas, piezas de jade, obsidiana, cristal de roca, caracol y concha, piedra caliza, pedernal, madera, tumbaga, oro, textiles y restos esqueléticos que fueron ofrendados al cenote». Muchas de ellas fueron enviadas al Museo Peabody de Arqueología y Etnología de la Universidad de Harvard, el cual había financiado buena parte de la investigación de Thompson.

La historia del estadounidense que descubrió Chichén Itzá y compró un terreno para vender sus tesoros 6

En 1926 que el gobierno mexicano expropió la hacienda de Thompson, que se había hecho de artefactos mayas y los había vendido de manera ilegal. Esto provocó su mudanza a Nueva Jersey, donde escribió un libro de memorias relatando su estadía por cerca de 40 años en Yucatán, People of the serpent, hasta su muerte en 1935, antes de que los juicios interpuestos en México en su contra, terminaran.

El juicio principal, que lo demandaba por 1.3 millones, comenzó después de la publicación de un libro sobre sus descubrimientos. Algunos dicen que su autor —T.E. Willard— exageró el valor de las piezas, pero lo cierto es que en su tiempo existían controversias sobre los métodos de Thompson y la forma indiscriminada de comercio de los objetos que encontraba, al grado que su reputación fue manchada y fue considerado más un saqueador que un arqueólogo propiamente.

Ahora que conoces un poco más de la historia de este hermoso sitio arqueológico, ¿No te dan ganas de visitarlo?

Información de: https://culturacolectiva.com/historia/edward-thompson-descubre-y-vende-tesoros-chichen-itza?