El Papa Francisco llamó este lunes, en su mensaje navideño por el nacimiento de Jesús, a deplorar los “vientos de guerra” que azotan el mundo, además de que pidió una solución de dos estados para hallar la paz en el Medio Oriente y rezó por la superación del enfrentamiento en la Península Coreana.

Además el jerarca de la Iglesia Católica se refirió a la situación de Venezuela, donde, dijo, se debe retomar el “diálogo sereno” entre los diversos sectores, por el bien de la población, agobiada por una crisis económica, social y política, señaló.

Asimismo, el Pontífice católico se refirió a la decisión del presidente estadounidense Donald Trump sobre reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, lo que ha reanimado la violencia en la región, por lo que rezó para que “entre las partes implicadas prevalezca la voluntad de reanudar el diálogo y se pueda finalmente alcanzar una solución negociada, que permita la coexistencia pacífica de dos Estados dentro de unas fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional”.

Respecto al enfrentamiento con Corea del Norte, debido a sus ensayos nucleares -lo que ha escalado las tensiones en Asia-, el Papa Frnacisco también rezó por el fin de los enfrentamientos en la Península Coreana y para que “aumente la confianza mutua”.

Los “vientos de guerra y un modelo de desarrollo ya caduco sigue provocando degradación humana, social y ambiental”, dijo el Papa Francisco durante la bendición “Urbi et orbi”, dada desde el balcón central de la Basílica Vaticana.