Son los siete cargueros, quienes compensarán al Niño Dios, los favores recibidos durante el reciente año. Al Niñito, que ha nacido en la navidad, se le ofrecen las mejores danzas y una gran pastorela. Esa fue la promesa.

 

La pérgola y el jardín de esta comunidad indígena, que fue remodelada en 1980, se convierte en un lugar festivo, se ofrece aquí una gran variedad de danzas; orquestas que llegan de diferentes partes de la Meseta Purhépecha. Una multitud que se aglomera, con invitados y de otras comunidades.

Todo es en honor al Niño Dios que ha nacido en la víspera; inicia con la pastorela con diablos y ángeles, así como los Ermitaños; una veintena de niños y jóvenes participan en ella, y que está a cargo de Diódoro González Jiménez.

 

Capacuaro, es una comunidad indígena donde la mayoría de sus habitantes hablan su lengua materna, el purhépecha, y las mujeres visten sus atuendos de gran colorido y tradicionales. La fabricación de muebles y juguetes de madera, es el principal oficio y se localiza geográficamente entre las ciudades de Uruapan y Paracho.

Luego de la pastorela, se presenta la danza de “Los Tusuntsis” (los de la peluca), posteriormente se instala la mesa del presídium, con autoridades locales y miembros de un jurado que calificará a las siete danzas que habrán de presentarse.

 

El jefe de tenencia José Salmerón Serafín; el presidente de Bienes Comunales, Abel Morales Simón; del jurado, César Ciprés Murguía, del Ayuntamiento de Uruapan, Jesús Morales, de la Radiodifusora de Cherán, Antonio Zepeda, de la CDI, y Anahí Cruz Camacho, de la Escuela Popular de Bellas Artes de Tultepec, Estado de México. En la conducción, Flavio González, María Cruz Salmerón y Alberto Salmerón.

Capacuaro, del vocablo purhépecha “Capacun”, que significa proteger, de tal manera que el significado de la palabra sería, “lugar resguardado”.

Las danzas, “T’arépiti Takúskuecha”, con la orquesta de los Jiménez de Capacuaro, que ofrecen los cargueros Rogelio Salmerón y Lourdes Ventura.

Danza de T’arépiti Jóskuecha, con la orquesta de Santa Cecilia, de Capacuaro y ofrecida por los cargueros Gabriel Constancio y Griselda Paz; “Estrella de la Mañana”, acompañada por la orquesta Santa Cecilia, de Pamatácuaro, municipio de Los Reyes y que ofrecen los cargueros Agustín Quinto y Cecilia Morales.

 

Danza de “Los Sembradores”, que acompaña la orquesta de Santa Cecilia, de Huáncito, municipio de Chilchota, de parte de los cargueros Jesús Calixto y Angelina Ángel; “Flor del Alma”, danza acompañada por la orquesta de los Hermanos Rodríguez de Ahuiran, municipio de Paracho, que ofrecen los cargueros Israel Ángel y Eréndira Calderón.

 

“T’arépiti Tsitsiki”, danza acompañada de la orquesta de Los Hermanos Alonso de Capacuaro, que ofrecen Felipe Morales y Ma. Salud Ramírez; una última danza sin nombre, que fue acompañada de la orquesta Los Carpinteros de Capacuaro y que fue ofrecida por los cargueros Lucas Romero y Dominga Chávez.

Las intervenciones de los danzantes en la pastorela, es por parejas de jovencitos y niños; ellos, vestidos de vaquero y con charro de mariachi; ellas, con vestido tradicional y también con charro de mariachi. Le bailan al Niño Dios, cuando la mujercita grita: “A ver, músicos, panzones, tragones, o piojosos, échenme un abajeño para bailar con mi rancherito”, y le bailan.