Peribán, Mich.- Lunes 24 de septiembre de 2018.- El número de muertos en Peribán a consecuencia de la tromba que azotó la población el domingo anterior, aumentó ya a cinco en las últimas horas, confirmó a esta agencia de noticias el titular de la Coordinación Estatal de Protección Civil, Pedro Carlos Mandujano Vázquez.

 

En una llamada telefónica el funcionario mencionó: “En las últimas horas el número de víctimas aumentó a cinco, teníamos 11 desaparecidos, pero con los cuerpos que fueron hallados recientemente la cifra de extraviados bajó a nueve y los decesos subieron de tres a cinco”.

 

También añadió que las corporaciones de auxilio se han enfocado en la atención humana: “Aún no tenemos el dato exacto de las viviendas afectadas, sigue el conteo y de igual manera con el tema de los vehículos perjudicados y otros daños materiales, pues nos hemos enfocado en la habilitación del albergue en el Auditorio Municipal y la atención a la gente”.

 

En las calles ya se observa la participación de los efectivos del Ejército Mexicano que implementan el Plan DN-III por instrucciones del presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Los soldados apoyan en la remoción de escombros y en sacar el lodo de las viviendas. También hay presencia de las brigadas de la Secretaría de Salud y de la Policía Michoacán.

 

Lo perdieron todo

 

Este medio de comunicación platicó con varios de los afectados que perdieron sus hogares y sus pertenencias al momento de que se desbordaron el Río Cutio y la represa Parástico. Los entrevistados coincidieron en referir que necesitan ayuda en víveres y para reconstruir sus casas.

 

Una de las personas que vio como el agua se llevaba su patrimonio es la señora María de los Ángeles, quien comentó: “Mi familia bendito Dios está bien, pero lo material se acabó. Nos tomó por sorpresa la lluvia, nomás se vino la creciente y se lo llevó todo. Queremos que las autoridades nos ayuden porque no tenemos donde vivir, se acabaron las cosas, todo lo que teníamos”.

 

Otra de las afectadas es Valeria Blanco, habitante del Barrio Javier Mina, ella narró: “Nosotros no estábamos aquí al momento de que pasó todo, pero cuando llegamos nos contaron que el río se había desbordado y nos dimos cuenta que nuestra casa estaba destruida, con las bardas caídas y llena de troncos, el río se llevó todo. Nunca pensamos que pudiera pasar algo así. Las cosas quedaron es pura ropa llena de lodo”.

RED 113 MICHOACÁN/Redacción