Un joven de 24 años de edad, propietario de varias tortillerías fue asesinado de dos balazos en la cabeza, en la colonia Ampliación Lázaro Cárdenas de Cuernavaca.

 

La familia le dijo a los policías que la víctima ahorraba dinero, el cual fue sustraído por él o los responsables.

 

Al respecto se supo que, Magalí llegó a visitar a su hermano Jesús O., ya que no le contestaba el teléfono celular.

 

La mujer al entrar a la habitación lo encontró tirado al lado de la cama. Además había manchas de sangre y las cosas en desorden.

 

Enseguida esta persona reportó el hecho en el número de emergencias 911. Minutos después arribaron los paramédicos, los cuales confirmaron que el comerciante había fallecidó.

 

La escena del crimen fue resguardada por los agentes policiacos hasta que llegó el personal de la fiscalía.

 

Los peritos de la fiscalía confirmaron que se trató de un homicidio. Así que buscó evidencias para esclarecer el caso.

Finalmente, el Servicio Médico Forense (Semefo) levantó el cadáver.