Este tierno perrito pasó por muchas dificultades, pero la más grande fue haber conseguido una gran recuperación tras haber sufrido una lesión en sus patitas traseras. Se trata de uno de esos casos que se hacen virales en internet por todas las razones posibles.

Todo se dio a conocer gracias a una serie de publicaciones en Twitter que hizo Marce Tabares, quien adoptó al animalito y se ha encargado de curarlo y darle rehabilitación. Un video muestra como el pobre canino inició su cruzada cuando fue abandonado, sin la capacidad de caminar correctamente debido a su herida, que se extendía a lo largo de toda la columna.

A su nuevo dueño le sorprendió mucho que Piojito fuera todavía más frágil físicamente de lo que aparentaba, ya que debajo de su pelaje, era sólo piel y huesos. Sin embargo, eso no hacía que la criatura se deprimiera, sino todo lo contrario, porque las imágenes demostraban que le encantaba jugar a pesar de sólo poder usar las patas delanteras.

El tiempo pasó y este pequeño no sólo se hizo merecedor de su primera sillita, ya que también comenzó a hacer amigos. El perrito se veía muy contento, pero todavía no era el final de su historia por internet.

Durante todo ese tiempo, Piojito recibió varios medicamentos, tratamientos e incluso masajes y técnicas de rehabilitación. Para el asombro de Marce, su peludo amigo estaba mejorando más de lo que se esperaba, al grado de que ya se le veía usar sus patitas traseras al nadar.

Pasaron más meses y un día, sin que nadie lo esperara, el buen Piojito le dio una sorpresa a su dueño y medio internet. El alegre perrito estaba descansando de su silla, pero al ver a sus amigos jugar, salió disparado a unirse a la diversión. Era la primera vez que lo veían usar sus patitas traseras, pero lo mejor de todo es que estaba usándolas para correr.

La conmovedora historia de este amigo canino llega a su fin después de unos cuantos posts de Twitter, pero no sin antes mencionar que el protagonista nunca estuvo solo. A pesar de que alguien sin corazón lo abandonó hace un año, Piojito ha sido un perro feliz y ha estado acompañado no sólo por Draco, su mejor amigo, sino por todas las personas que lo vieron durante su recuperación, especialmente Marce.

Sin más que decir, sólo nos queda cerrar esta nota recordando a quienes nos leen que también existe la gente buena; los finales felices son posibles y, en ocasiones, los perritos logran encontrar un hogar con gente que los ama y los cuida. Piensen eso y hagan de cada animalito un potencial Piojito.

 

Con información de: Daniel Bárcenas