La mujer esperaba su vuelo en el Aeropuerto Internacional Francisco Sarabia, ubicado en la ciudad de Torreón (México). Tan solo llevaba unas medias que solo le cubrían las pantorrillas y parte de los muslos, añadiéndole que caminó por el lugar usando un brasier y un saco que apenas le cubría la mitad de su espalda.

Un hombre de la Cruz Roja Mexicana y otro de la Secretaría de la Defensa Nacional la llevaron hasta una salida del aeropuerto.

Después de días, el diario El Siglo del Torreón confirmó que la mujer tiene problemas mentales y que no cuenta con una casa donde vivir, por lo que deambula por diferentes cruceros de Torreón y Gómez Palacio, su padecimiento dice “trastorno afectivo bipolar con existencia de fuga de ideas”.