Este gato es un verdadero acróbata o quizá el hambre lo obliga hacer trucos de circo para procurarse el alimento. Lo más curioso es que, pese al peligro, cumplió con esta ‘misión imposible’.