Un turista empujó a un mono en un estanque, esto en el templo chino en Dehua, China Oriental.

El mono persiguió al turista y ahí fue cuando emprendió su venganza. El hombre, asustado y corriendo pensó que el mono solo lo quería asustar, pero el mono afectado y otros de sus amigos golpearon y rasguñaron al susodicho.

Los medios locales aseguran que la reacción agresiva del animal fue porque lloró al caerse del pasamanos sin ninguna razón.