El día de hoy en una provincia de China, un pequeño de dos años de edad bloqueó el iPhone de su madre por 48 años, tiempo después que ella se lo entregara para tranquilizar unos minutos al niño. Durante el tiempo transcurrido el niño “No sólo fue capaz de bloquear la pantalla, sino que introdujo una clave errónea varias veces”.

Tras las entrevistas dadas a los medios de comunicación, tomándolo de broma ella mencionó “No sé si podré hablar dentro de 48 años. No puedo esperar tanto tiempo y explicar a mis nietos que fue culpa de su padre”