Supremo Tribunal, levanta suspensión del veto migratorio de Trump

Estados Unidos. 26 de junio de 2017.- El veto migratorio de Donald Trump echa a andar. Tras meses de bloqueo judicial, el Tribunal Supremo ha decidido aceptar el caso y, mientras lo resuelve, ha levantado parcialmente su suspensión y permitido que se aplique a todos los ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria, Sudán y Yemen que no tengan un vínculo sólido y creíble con “una persona o entidad de Estados Unidos”. El paso supone un éxito del presidente Trump y su política islamófoba. No sólo cierra las puertas a todos aquellos que, como los refugiados, nunca han pisado tierras americanas, sino que permite a la Administración retrasar la entrada de quienes considere sospechosos.

El veto ordena paralizar durante 90 días la concesión de visados a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana. A diferencia del primer decreto, que desató furiosas protestas y una gigantesca ola de rechazo internacional, elimina de la lista a Irak y aligera la carga restrictiva, pero mantiene su núcleo duro: suspende 120 días en el programa de refugiados y frena el paso a viajeros de países musulmanes.

El principal argumento jurídico de Trump y su Administración ha sido la amenaza a la seguridad nacional y la necesidad de establecer mayores controles. En sus razonamientos, el tribunal se ha mostrado sensible a esta lógica y ha aceptado que el interés nacional está por encima del posible daño que pudiese causar el veto a los viajeros y refugiados. Pero ha impuesto una limitación que evita los casos más sangrantes. Los de aquellos inmigrantes que ya poseen algún vínculo profesional, familiar o de estudios con EEUU. Una restricción que si bien evita escándalos, como los de los estudiantes o profesores a los que se impide la entrada, deja fuera a la gran masa de refugiados o simplemente de viajeros que quieren viajar a Estados Unidos.

La decisión de llevar al Supremo el veto fue adoptada por la Administración Trump ante los reiterados fracasos en las cortes inferiores. Los recursos presentados por Estados controlados por los demócratas hicieron hincapié en que permitir la orden, mientras se resolvía el fondo de la cuestión, podría lesionar gravemente el derecho de miles de ciudadanos, máxime si finalmente el Supremo fallaba en contra. Los jueces aceptaron esta advertencia e incluso reconocieron que el decreto lejos de atenerse a cuestiones sde seguridad estaba contaminado por “la intolerancia, la animosidad y la discriminación”. El éxito logrado en las primeras apelaciones hizo presagiar a muchos un triunfo en el Supremo. Pero los abogados de Trump midieron bien los tiempos.

Con información de El País

Te puede interesar

Amenaza Donald Trump a Corea del Norte

Estados Unidos. 19 de septiembre de 2017.-  El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió …