Morelia, Michoacán a 21 de enero de 2018.-La serie de Netflix, basada en un comic resulta divertida y perturbadora a la vez, difícil pensar en un romance entre un psicópata y una outcast con tintes de comedia negra.

Lo anterior sin olvidar la música que aparece siempre en el momento adecuado.

Es una serie que parece para adolescentes pero que también le llena el ojo a los adultos, por sus actuaciones, por sus situaciones y por el ritmo de la historia.

El protagonista es James, un chico que mata mascotas y quiere matar a su actual novia, y a pesar de eso y su falta de expresividad genera empatía con el público.

Por el contrario Alyssa, su pareja le pone estrés a la trama y aunque a veces genera molestia, también la historia a su alrededor lo hace comprensible. Además ella es el elemento que le da dinamismo a la historia.

Con ocho capítulos cortos, The end of the f**cking world es una serie ideal para un maratón de fin de semana.

RED 113 MICHOACÁN/ Javier Magaña

[ads1]